Un bombardeo de EE UU alcanza un hospital de MSF en Kunduz y causa 19 muertos

Dos heridos en el hospital de MSF atacado. /
Dos heridos en el hospital de MSF atacado.

Entre los fallecidos hay nueve trabajadores de la ONG y siete pacientes, entre ellos tres niños

COLPISA / AGENCIAS KABUL

Al menos 19 personas han muerto y otras 37 han resultado heridas en el bombardeo de la aviación de Estados Unidos sobre el hospital de Médicos Sin Fronteras en la ciudad afgana de Kunduz, según el último balance de la propia organización. Entre los muertos hay doce trabajadores de Médicos Sin Fronteras y siete pacientes, incluyendo tres niños. Entre los heridos hay 19 trabajadores de MSF -cinco de ellos en estado crítico-, además de 18 pacientes y cuidadores.

El centro de atención de MSF en Kunduz es considerado como un centro sanitario clave en la región y ha estado funcionando "más allá de su capacidad" en los últimos días de combates entre los talibanes, que arrebataron el control de esta ciudad durante varios días, y el Ejército.

"A los 02.10 (20.40 GMT), el centro de traumatología de MSF en Kunduz fue golpeado varias veces durante un bombardeo prolongado y resultó muy dañado", ha informado la ONG en un comunicado. En el momento del bombardeo, 105 pacientes y sus cuidadores y más de 80 empleados internacionales y locales de MSF estaban en el hospital.

Desde MSF denuncian que el bombardeo continuó "durante 30 minutos después de que se informara a responsables militares de Kabul y Washington" y han pedido una respuesta "urgente" para comprender lo ocurrido.

Investigación

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha denunciado el carácter "posiblemente criminal" del bombardeo de EE UU sobre el hospital. Al Hussein ha calificado de "trágico, inexcusabe e incluso posiblemente criminal" este ataque aéreo. Además, Al Hussein ha pedido una investigación sobre lo ocurrido.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también ha condenado el ataque y ha reclamado una "investigación imparcial" de los hechos. "El secretario general recuerda que los hospitales y el personal médico están protegidos explícitamente por las leyes humanitarias", señala una declaración difundida por su oficina de prensa. La nota hace un llamamiento para "una investigación imparcial y rigurosa" del ataque a fin de garantizar que los responsables rindan cuentas por los hechos.

Las Fuerzas Armadas estadounidenses han reconocido que se ha realizado un ataque aéreo "en las inmediaciones" del hospital de Médicos Sin Fronteras. Desde el Pentágono han asegurado además que este bombardeo estaba dirigido contra milicianos talibán que estaban disparando directamente contra militares estadounidenses

El secretario de Defensa estadounidense, Ash Carter, ha explicado que hay una investigación abierta para intentar aclarar lo sucedido. "Hay en marcha una investigación completa del trágico incidente y seguimos en coordinación con el Gobierno afgano", ha afirmado Ash Carter.

Kunduz, una ciudad estratégica

El hospital de MSF en Kunduz es el único centro sanitario con capacidad para traumatismos graves que funciona en el noreste de Afganistán. Ha tratado a caso 400 personas en los últimos días, marcados por la ofensiva talibán que permitió a los insurgentes hacerse con el control de la ciudad de Kunduz.

Desde que fueron expulsados del poder en 2001 por una coalición liderada por Estados Unidos, los talibanes concentran sus ataques en sus bastiones del sur. Pero en los últimos meses, los insurgentes reforzaron sus posiciones en la zona de Kunduz, una ciudad estratégica en la ruta hacia Tayikistán.

Las provincias vecinas de Badajshan, Baghlan y Tajar son escenario de una ofensiva cada vez más feroz de los rebeldes, que tratan de tomar centros urbanos. En Badajshan, los talibanes conquistaron brevemente el viernes el distrito de Baharak, cercano de la capital provincial Faizabad, pero luego fueron repelidos.