El Correo
Harold J. Greene.
Harold J. Greene. / Afp

Asesinado en Kabul un general estadounidense

  • Harold J. Greene, muerto en un ataque perpetrado por un soldado afgano, era uno de los principales responsables para la transición de las operaciones de seguridad a las fuerzas afganas

El general estadounidense muerto en Kabul en el ataque de un soldado afgano es Harold J. Greene, y era uno de los principales responsables para la transición de las operaciones de seguridad a las fuerzas afganas, ha revelado el Pentágono.

Greene, de 55 años y residente en Falls Church (Virginia), contaba con más de tres décadas de experiencia en las fuerzas armadas estadounidenses. Su cargo era el de comandante general adjunto encargado de la Transición de Seguridad Combinada, puesto para el que había sido designado a comienzos de 2014; y previamente había trabajado como responsable de la Oficina de Logística en Washington D.C.

El general fallecido estaba al frente de las operaciones de entrenamiento y desarrollo de las Fuerzas de Seguridad Nacional de Afganistán. Durante su dilatada carrera militar había estado destinado también en Irak, y entre sus distinciones figuran la Legión del Mérito y la Medalla de Servicio Meritorio.

Natural de Nueva York, accedió a las fuerzas armadas en 1980 tras graduarse como ingeniero en la Rensselaer Polytechnic Institute del estado, y posteriormente obtuvo un máster de estudios estratégicos en la Army War College, en Pensilvania, y un doctorado de la Universidad de Southern California.

El militar de mayor rango abatido desde el 11-S

Greene, general de dos estrellas, es el militar estadounidense de mayor rango muerto en un ataque desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, en los que perdió la vida otro general norteamericano de tres estrella.

El portavoz del Pentágono, el almirante John Kirby, ha señalado que Greene falleció en un ataque perpetrado por un soldado afgano, que resultó muerto, en la base de Camp Qargha de la capital afgana, y en el que se produjeron además quince heridos de diversa consideración. Kirby ha precisado, sin embargo, que el ataque tuvo lugar en una "visita rutinaria" a la Academia de Oficiales del Ejército Nacional Afgano, administrada por el Reino Unido.

El general estaba casado y tenía dos hijos, uno de ellos Matthew, también miembro de las fuerzas armadas de Estados Unidos.