El presidente de Sudán regresa a Jartum

Omar Hasan al Bashir./
Omar Hasan al Bashir.

Omar Hasan al Bashir ha podido abandonar Sudáfrica pese a la orden de detención de la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra y contra la humanidad

EFEjartum

El presidente de Sudán, Omar Hasan al Bashir, ha regresado hoy a Jartum después de que las autoridades de Sudáfrica no aplicasen la orden de arresto internacional que pesa contra él por crímenes de guerra y contra la humanidad emitida por la Corte Penal Internacional (CPI).

El mandatario ha aterrizado a las 18.30 hora local (15.30 GMT) en el aeropuerto de Jartum, a bordo del avión presidencial, y fue recibido por decenas de seguidores del partido gobernante, así como por representantes del Gobierno y miembros del Parlamento. Los presentes gritaron consignas como "bienvenido, héroe de África", "bienvenido, León del continente" y "al infierno la Corte Penal Internacional", mientras portaban un ataúd en el que se podía leer "funeral de la CPI".

El ministro de Asuntos Exteriores sudanés, Ibrahim Gandur, declaró a su llegada a Jartum que lo ocurrido es una "burbuja mediática" y un "intento frustrado" de interferencia. Calificó además la participación de Al Bashir en la Cumbre de la Unión Africana (UA) celebrada en Johannesburgo de "eficaz" y aseguró que el mandatario sudanés fue "la estrella" de la cita de jefes de estado del continente, que concluyó hoy. Gandur elogió al Gobierno sudafricano de Jacob Zuma, al asegurar que la petición de arresto contra Al Bashir fue un intento de un grupo opositor de poner en evidencia al mandatario sudafricano.

Al Bashir abandonó Johannesburgo con la complicidad del Gobierno de Zuma, que se había comprometido a ofrecer inmunidad a todos los líderes que participaran en la cumbre africana de este fin de semana.

Un tribunal sudafricano ordenó ayer impedir su salida del país mientras decidía si el presidente sudanés debía ser arrestado. Poco después de su marcha, ese mismo tribunal pidió al Gobierno que detuviera a Al Bashir, tras señalar que Sudáfrica tiene obligación de aplicar las órdenes de arresto de la CPI por ser firmante de su tratado fundacional.

El titular de Exteriores sudanés advirtió de que su Gobierno va a tener una posición "firme" contra "cualquier estado que adopte la decisión de la CPI en relación con el arresto de Al Bashir", sin especificar qué medidas podría tomar el país, que se encuentra aislado internacionalmente. También declaró que "los países africanos han acabado con la CPI, rechazando aplicar sus resoluciones sesgadas y en contra de los africanos".

Sudán, así como otros países, consideran que la CPI es un instrumento colonial dirigido contra los mandatarios africanos, muchos de los cuales no reconocen este tribunal de la ONU.