El Correo
Unos niños sonríen en un campo de refugiados de Chad.
Unos niños sonríen en un campo de refugiados de Chad. / Archivo

La guerra provoca el desplazamiento de 800.000 niños en Nigeria

  • Unicef denuncia que decenas de menores han desaparecido en el último año, desde que Boko Haram secuestró a más de 200 chicas

La guerra que sufre el noroeste de Nigeria tras la aparición de la guerrilla yihadista de Boko Haram está provocando un éxodo masivo de la población, sobre todo menores. Unos 800.000 niños se han desplazado para evitar los combates entre los terroristas, las fuerzas militares y los grupos de autodefensa civil, según un nuevo informe de Unicef. El trabajo ‘Infancias perdidas’ (‘Missing Childhoods’) asegura que a Chad, Níger y Camerún han llegado miles de jóvenes que intentar evitar un secuestro masivo como el ocurrido hace un año.

“El secuestro de más de 200 niñas en Chibok es sólo una de las tragedias sin fin que se repiten en una escala épica a lo largo de Nigeria y de la región”, dice Manuel Fontaine, director regional de Unicef para África Occidental y Central. “Decenas de niños y niñas han desaparecido en Nigeria secuestrados, reclutados por los grupos armados, atacados, utilizados como arma de guerra, u obligados a huir de la violencia. Estos niños tienen derecho a que se les devuelva su infancia”, añade.

El estudio denuncia que los niños están siendo utilizados en las filas de Boko Haram como combatientes, cocineros, porteadores y vigías; las mujeres jóvenes y las niñas están siendo sometidas a matrimonios forzados, a trabajos forzados y son víctimas de violaciones. Por otra parte, los estudiantes y maestros se han convertido de forma deliberada en objetivos de la violencia: más de 300 escuelas han sufrido daños o han sido destruidas y al menos 196 profesores y 314 alumnos habían muerto hasta finales de 2014.

Ante esta situación, el organismo para la infancia de Naciones Unidas ha reclamado a los gobiernos de todo el mundo que incremente su apoyo financiero para Nigeria y sus vecinos para atender a todos los refugiados. Unicef, asegura, solo ha recibido sólo el 15% de los 25 millones de euros necesarios para su respuesta humanitaria en Nigeria para 2015, y menos del 17% del llamamiento general de financiación humanitaria para Camerún, el 2% para Níger y el 1% en el caso de Chad. En la actualidad, Unicef atiende a más de 60.000 niños y niñas afectados por el conflicto en Nigeria, Níger, Camerún y Chad, para ayudar a aliviar el dolor que les producen los recuerdos, reducir el estrés y hacer frente a la angustia emocional.