El Correo

La Haya investiga crímenes de guerra en la República Centroafricana

Un soldado apunta a otro en Bangui el febrero pasado.
Un soldado apunta a otro en Bangui el febrero pasado. / Archivo
  • La Fiscalía de la Corte Penal Internacional acusa a las dos partes. "La lista de atrocidades es interminable", dice

La Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) ha informado de que ha abierto una investigación sobre los supuestos crímenes cometidos contra la población civil en República Centroafricana en 2012. "La información disponible ofrece una base razonable para creer que tanto Séléka (coalición musulmana) como los grupos Anti-Balaka (milicias cristianas) han cometido crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra", ha aseverado en un comunicado la fiscal general del alto tribunal, Fatou Bensouda. "La lista de atrocidades es interminable. No puedo ignorar estos supuestos crímenes", ha añadido.

Bensouda ha citado expresamente crímenes como asesinato, violación, desplazamiento forzado, persecución, saqueo, ataques contra las misiones humanitarias y uso de niños menores de 15 años en combate.

La Fiscalía ha explicóado que la investigación seguirá a la preliminar que se inició en febrero para analizar la situación en la República Centroafricana. "El Gobierno de transición de la RC decidió remitir la situación a mi oficina en mayo de 2014 para pedir que investigue los supuestos crímenes que recaen dentro de la jurisdicción de la CPI cometidos en el país desde agosto de 2012", ha precisado.

La fiscal general ha explicado que su oficina ha reunido y analizado escrupulosamente información relevante de múltiples fuentes fiables y que, sobre la base de este análisis completo e independiente, ha concluido que una investigación está justificada.

Bensouda considera que el hecho de que el Gobierno de transición se haya puesto en contacto con la CPI muestra su compromiso de lucha contra la impunidad y de ofrecer justicia a las víctimas. "Deseamos su completa cooperación mientras desarrollamos nuestra investigación", ha añadido.

Recogida de pruebas

La Fiscalía recogerá ahora las pruebas necesarias con vistas a identificar y juzgar a los responsables. "Tales crímenes no serán tolerados y sobre ellos recaerá todo el peso de la ley", aseguró.

La espiral de violencia en la República Centroafricana ha causado miles de muertos y más de un millón de desplazados desde marzo de 2013. La coalición Séléka, compuesta por cuatro grupos rebeldes, se alzó en armas en el norte del país en diciembre de 2012 al considerar que el entonces presidente, Francois Bozizé, no había respetado los acuerdos de paz firmados en 2007.

La capital, Bangui, fue tomada en marzo de 2013 por la coalición Séléka, que asumió el poder tras derrocar a Bozizé. Al final del pasado año, los Anti-Balaka se alzaron contra los partidarios de Séléka, y contra la población musulmana en general, en represalia por los abusos cometidos durante los meses que estuvieron en el poder.

Temas