El Correo

El hombre más rico de la pobre África

Aliko Dangote, durante una la sesión del Foro Económico Mundial de África. / EFE
  • El nigeriano Aliko Dangote ha amasado una fortuna de 18.000 millones de euros que le han aupado al número 24 en el ranking mundial

África representa el 33% de la pobreza mundial. En un continente en el que más de 300 millones de personas viven con menos de un euro al día y 223 millones sufren desnutrición, se encuentra uno de los hombres más ricos del planeta. Es Aliko Dangote, un empresario nigeriano de 57 años, con una fortuna estimada de 18.000 millones de euros (25.000 millones de dólares) según la revista 'Forbes', lo que le coloca en el top-25 de los grandes multimillonarios del mundo. Ocupa el puesto 24 en ese ránkig. Su conglomerado empresarial, Dangote Group, se ha sustentado en la producción y distribución de alimentos y en la industria, y ha irrumpido con fuerza en el mundo del petróleo. Si imperio, que opera en 13 países y suma unos 10.000 trabajadores, controla el mercado del azúcar en Nigeria y posee la planta más cementera más grande de toda África.

Dangote nació en Kano (Nigeria) hace 57 años en el seno de una familia acomodada. Su patrimonio ha crecido de forma meteórica, hasta el extremo de que en solo cuatro años ha pasado del lugar 463 en la lista de 'Forbes' al 24 actual. Estudió Administración de Empresas en la Universidad de Al-Azahar de El Cairo (Egipto) y a los 20 años se trasladó a Lagos, capital económica del país, para trabajar con su tío. A esa misma edad recibió un préstamo de su abuelo y fundó una pequeña empresa comercial que consiguió abrirse un hueco rápidamente en el mundo de los negocios. De hecho, a los seis meses ya había devuelto el dinero.La empresa iba viento en popa.

Convencido de que el desarrollo de África depende de lo que hagan los propios africanos, y no de manos 'salvadoras' procedentes del exterior, una de sus señas de identidad ha sido invertir en su propio país. Mientras otros huían de Nigeria, él se quedó. En un primer momento apostó por el comercio de productos locales, antes de importar azúcar a gran escala. Se volcó en alimentos como la harina, el arroz, el pescado congelado... Los compraba en el extranjero y lograba grandes beneficios al venderlos en su país. Más adelante optó por crear fabricas para la procesar la comida. Y de ahí dio el salto al cemento, primero, y al petróleo más tarde, como si se resistiera a entrar en un negocio en el que Nigeria es una potencia continental.

Conexiones políticas

A su éxito empresarial hay que sumarle una innata habilidad para las relaciones públicas y caer bien a los poderosos de uno u otro signo. En la política apoyó al Partido Democrático Popular, quen controla Nigeria desde hace 15 años. Además, mantiene una estrecha amistad con el expresidente Olasegun Obasanjo, que gobernó entre 1999 y 2007, un hecho que le generó grandes oportunidades de negocio.

Otra de las claves es la diversificación. Dangote se ha cubierto las espaldas al invertir en diversos campos en lugar de limitarse a una única actividad. Sus negocios se extienden a la alimentación, cemento, sector textil, telecomunicaciones, embalaje...y ahora se suma al petróleo. El año pasado anunció que pretende construir la primera gran refinería de Nigeria y la más grande de África, en la que invertirá alrededor de 2.400 millones de euros. Su país es uno de los mayores productores, pero apenas refina en el territorio. Su grupo empresarial estima que la producción diaria podría rondar los 400.000 barriles diarios.

Dangote había sido reacio a entrar en el mundo del crudo. "En mi país, mucha gente piensa que no puede ganar dinero al margen del petróleo, pero eso es falso. El petróleo hace a la gente perezosa", afirmó en una reciente entrevista a la BBC.

"Levanté un emporio, pero no sucedió de la noche a la mañana. Me llevó 30 años llegar hasta aquí”, ha declarado. “Los jóvenes quieren ser como yo, pero tienen prisa; así no son las cosas".