Israel presionará en el Congreso de EE UU para alterar los términos del pacto con Irán

Benjamin Netanyahu./
Benjamin Netanyahu.

Netanyahu, contrario al acuerdo, lo calificó de "amenaza" para su país y para el mundo, al tiempo que solicitó que cualquier pacto tenía que incluir un "compromiso iraní sobre el derecho de Israel a existir"

EFEJerusalén

Israel buscará apoyo entre congresistas y senadores norteamericanos para alterar los términos de un acuerdo final patrocinado por el presidente estadounidense, Barack Obama, sobre el programa nuclear iraní, ha informado el diario Haaretz.

De acuerdo con una fuente citada por el medio, Israel tratará de convencer a congresistas norteamericanos para que respalden la propuesta del senador republicano Bob Corker, presidente del Comité del Senado de Asuntos Exteriores, de establecer un periodo de 60 días desde la consecución de un acuerdo final con Irán para que todos los detalles del mismo sean analizados por el Congreso.

Al mismo tiempo, se intentaría que dicha propuesta incluyera una cláusula por la que el pacto fuera considerada un tratado internacional, que necesita de la aprobación del Congreso para ser ratificado por EE UU. "Hay una lucha política en el congreso sobre Irán", manifestó la fuente. "El Congreso puede decidir qué es un tratado y no un acuerdo. Estos asuntos son debatidos, así que ¿por qué no aprovecharlo?".

La actual propuesta de Corker no puede evitar la firma del trato sobre el programa nuclear iraní pero sí retrasar y dificultar su implementación, señala Haaretz, donde también se duda de si la Casa Blanca aceptaría la aprobación de dicha propuesta o el propio senador la inclusión de la cláusula.

Para bloquear un posible veto presidencial se necesitaría del apoyo de 67 senadores, por lo que Israel tendría que convencer al menos a 13 demócratas para que respalden la decisión sumados a los 54 republicanos con los que cuenta la cámara.

Además de esta estrategia, Israel seguirá buscando - como sugirió tras el anuncio del tratado preliminar- que se mejoren las condiciones de este acuerdo marco, logrado el pasado 2 de abril entre el G5+1 (EE UU, Francia, Rusia, China, Reino Unido y Alemania) e Irán, y ante el que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ya mostró su rechazo.

Nada más conocerse el acuerdo preliminar, que deberá definirse antes del 30 de junio, Netanyahu lo rechazó al calificarlo de "amenaza" para Israel y para el mundo, al tiempo que afirmó que este "podría legitimar el programa nuclear de Irán" e insistió en que había que trabajar más para lograr un pacto mejor.

Además, solicitó que cualquier acuerdo final con Irán tenía que incluir un "claro e inequívoco compromiso iraní sobre el derecho de Israel a existir". "La idea de que podamos condicionar que Irán no obtenga armas nucleares a que Irán reconozca a Israel es casi lo mismo que decir que no vamos a firmar un acuerdo a menos que la naturaleza del régimen iraní se transforme por completo", dijo el presidente estadounidense, Barack Obama, en una entrevista con la radio pública de su país, NPR. "Y eso es, creo, un error de cálculo fundamental. Quiero volver a este punto. Queremos que Irán no tenga armas nucleares, precisamente porque no nos podemos arriesgar debido a la naturaleza cambiante de su régimen. Eso es exactamente por lo que no queremos que tengan armas nucleares", agregó Obama.