«Imagínate 48 horas encerrado en los calabozos sin saber por qué»

Rostro de un joven se refleja en una pared de azulejos./E. C.
Rostro de un joven se refleja en una pared de azulejos. / E. C.

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

L.M.E. fue acusado de un intento de homicidio que no había cometido. «Imagina 48 horas en los calabozos encerrado sin saber por qué», explica en una conversación telefónica con este periódico tras saber que el juez está a punto de archivar la imputación contra él. Confiesa que en estos dos meses en que ha pesado sobre él una imputación tan grave ha pasado un auténtico infierno, especialmente por la detención. «La sorpresa de que te agarren en la calle cuando vas a comprar para comer y te tiren al suelo. Subieron a casa 30 policías», recuerda con marcado acento dominicano.

«Si tú no lo has hecho, el susto es doble». Lamenta que su mujer tuviera que pasar por algo tan desagradable y que los vecinos le vieran esposado. «Yo no soy, se ve directamente en el vídeo», repite. Tampoco se explica por qué la víctima llegó a reconocerle en fotografía y cree que es «otra mentira».

Temas

Sucesos