Ibarra y Erkoreka replican a la edil de Seguridad que sí se debe informar de los ataques sexuales

Encuentro entre Erkoreka e Ibarra, en un acto en 2017./EFE
Encuentro entre Erkoreka e Ibarra, en un acto en 2017. / EFE

El portavoz del Gobierno vasco sostiene que no es «pertinente» limitarla libertad de prensa en estos casos, «con tanto interés público»

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Distintos portavoces de la judicatura y la política coincidieron este miércoles con las valoraciones del movimiento feminista, en respuesta a las declaraciones de la concejala de Seguridad del Ayuntamiento de Bilbao, Amaia Arregi, que había criticado que los medios de comunicación difundan informaciones sobre las agresiones sexuales «en proceso de investigación», tras los casos denunciados los dos últimos fines de semana en la capital vizcaína. El presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Juan Luis Ibarra, consideró que, «por supuesto», se debe informar sobre los ataques contra la libertad sexual, aunque «sin caer en la revictimización y sin perjudicar la investigación; se debe contar de forma adecuada». Para el máximo representante del poder judicial en Euskadi, «lo que se debe discutir es cómo se informa: en una noticia no se puede equiparar la agresión sexual con una condena, ni se deben difundir las actuaciones policiales y judiciales».

Sus declaraciones se producen un día después de que la nueva edil de Seguridad reconociera que no es partidaria de que se difundan informaciones sensibles como las agresiones sexuales mientras se están investigando, pese a que la Ertzaintza publique las detenciones de los presuntos agresores y el Ayuntamiento emite notas de repulsa apoyadas por todos los partidos cada vez que tiene constancia de una denuncia de esta naturaleza. Amaia Arregi desveló en la misma declaración que, a fecha de 30 de septiembre, los ataques sexuales habían descendido un 31% en Bilbao con respecto al mismo período del año pasado.

A su juicio, la «sensación» de preocupación instalada en la calle por la inseguridad –y detectada en las encuestas municipales–, se debía a que «todos los días noticias de este tipo abren las primeras hojas de la prensa y los telediarios». «No favorece ni a la investigación ni a la víctima», apuntó Arregi, al tiempo que reclamó «prudencia» en unas valoraciones que colectivos de mujeres como Clara Campoamor han visto como un eventual intento de censura.

En este sentido, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, consideró este miércoles que «no sería pertinente hacer una declaración limitativa de la libertad de prensa y del derecho a la información en una materia que tiene tanto interés público y social». En opinión de Erkoreka, perteneciente al mismo partido que la concejala de Seguridad de Bilbao (PNV), «la ciudadanía tiene que estar informada de lo que está ocurriendo».

Recordó que las limitaciones a la información deben ser «muy puntuales y muy contadas, en los casos en que se va a dificultar una investigación policial o judicial». «Son decisiones (en referencia al secreto de sumario) que se toman por parte de las propias autoridades y que tienen amparo legal», precisó.

«Silencio sobre la denuncia»

El grupo municipal de Elkarrekin Podemos en el Ayuntamiento bilbaíno calificó de «preocupantes» las afirmaciones de Arregi. «Si algo hemos reclamado las feministas es que resulta imprescindible visibilizar lo que está ocurriendo con la violencia machista, por eso estamos de acuerdo en que se le dé el altavoz necesario», subrayó la concejala Carmen Muñoz.

En su opinión, la edil de Seguridad «promueve el silencio sobre la denuncia pública». La representante de Podemos recordó a la nueva responsable de la Policía Municipal que precisamente la «concienciación» de la sociedad contra la violencia sobre las mujeres obedece «al trabajo de visibilización, poniendo esta lacra social en el centro del debate público, papel al que deben seguir contribuyendo los medios de comunicación».