21 horas de cola para preparar la OPE de Magisterio

Muchos de los candidatos han pasado la noche a la intemperie. /Borja Agudo
Muchos de los candidatos han pasado la noche a la intemperie. / Borja Agudo

Más de 300 personas han esperado desde la mañana de este domingo para conseguir una plaza en la Academia San Agustín, centro referente en la preparación de estos exámenes

OLATZ HERNÁNDEZ BILBAO

«¿Han montado un festival o qué es esto?». La larga cola que desde este domingo llenaba la calle Licenciado Poza hacía suponer a más de uno que allí se celebraba un gran concierto. Gente dormida en sillas de camping, con sacos de dormir y, en algunos casos, sobre cartones en el suelo. «Llevamos aquí desde las 11.30 de la mañana de ayer (por el domingo)», han explicado los primeros de la fila. Casi 21 horas de espera para conseguir una plaza en la Academia San Agustín, referente en la preparación de oposiciones para Magisterio, que se celebrarán en 2019.

El centro contaba con cerca de 1.600 solicitudes para 80 plazas de primaria y 60 de Educación Infantil. «Decidimos que las inscripciones fueran por orden de llegada, ya que nos pareció lo más justo», aseguran desde la academia. La matriculación comenzaba a las ocho de la mañana, pero a las siete y media la cola ya daba la vuelta a la manzana con más de 300 personas. «No hemos dormido nada. Vinimos ayer (por el domingo) con mochilas de comida, sillas y mantas. Para ir al baño hemos tenido que ir al bar de enfrente y a partir de las dos de la madrugada... en la calle», han relatado los jóvenes apostados frente a la academia, que hasta se han puesto el pseudónimo «grupo camping de Pozas».

La acera estaba impracticable y los vecinos de los portales de la zona debían sortear a los estudiantes que aún se removían en sus sacos de dormir. «Bajamos a tantear la tarde de ayer (por el domingo) y ya vimos que había unas quince personas. A las nueve decidimos venir a hacer cola», ha explicado Maite, que iba a apuntar a su hija. Pero, ¿por qué tanto revuelo? «Es una academia que prepara muy bien y se hacen grupos para las distintas especialidades. Además los profesores son muy buenos».

«Una oportunidad»

La esperanza de conseguir una plaza disminuía a medida que se llegaba al final de la cola. «Soy realista, creo que nos vamos a quedar fuera», decía un joven. «A ver si hay suerte, llevo aquí desde las cinco de la mañana ¡y sin sentarme! Creo que si lo hago, ya no me levanto», aseguraba una madre. Una lista, repartida en folios blancos y hojas de cuaderno, que los propios estudiantes habían ido añadiendo daba fe del orden de llegada.

Junto a cada nombre, un número. «Soy el 221», comentaba Lourdes Torralba aún animada. Ella hace tiempo que trabaja en una escuela concertada, pero ve en estas oposiciones «una oportunidad» para mejorar su situación. «Nosotros llevamos desde las doce y cuarto de la noche de ayer ¡en 2018!», apostillaban Jesús y Esther, para ilustrar lo surrealista de la situación. Ellos se han organizado por turnos: «Le he hecho el relevo a mi hija a las seis porque ella trabajaba a las siete y cuarto. Al menos ha hecho buena noche», se consolaba Jesús.

300 números

A las siete y media la Academia San Agustín levantó la persiana y en pocos minutos muchos habían recogido el campamento. «Hemos dormido muy mal, en el suelo. Al menos ha merecido la pena», apuntaron Oiane, Maialen e Izaskun con los números 34, 35 y 36 en la mano. Se repartieron hasta 300 números, por orden de lista. «Eso no quiere decir que haya plaza, solo es para seguir un orden», explicaban quienes los repartían.

En el bar 'Pozas 46', frente a la cola, algunos clientes se preguntaban a qué venía tanto revuelo. «Son estudiantes», respondía el camarero encogiéndose de hombros. En Bilbao hay al menos otras cuatro academias que preparan estudiantes para las oposiciones de Magisterio, «pero ninguna tiene el prestigio de esta», opinaba Lourdes. Los que no consigan plaza deberán probar suerte en otra academia o si no, optar por clases particulares. «Parece que en vez de ofrecer cursos dan trabajo», reflexionó Jesús, aún en la cola.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos