La hora del examen final

Alumnos participantes acompañaron a los finalistas de la sexta edición de STARTInnova en el aula magna de la facultad de Economía y Empresa de Sarriko./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Alumnos participantes acompañaron a los finalistas de la sexta edición de STARTInnova en el aula magna de la facultad de Economía y Empresa de Sarriko. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Los diez equipos finalistas de la sexta edición de STARTInnova presentan sus ideas ante el jurado de expertos

IRATXE BERNAL

. «¿Cómo vais a proteger la idea de la competencia? ¿Estáis seguros de que vuestros servicios son compatibles con la normativa que los regula?» Las preguntas del jurado no dejaban lugar a dudas. Era un examen en toda regla. La sexta edición de STARTinnova llega a su fin y ayer, en el aula magna de la facultad de Economía y Empresa de Sarriko, tocaba ver cómo los equipos finalistas defendían sus ideas ante el grupo de expertos encargado de designar a los ganadores. Una tarea cada vez más complicada, porque este año han participado en este concurso con el que EL CORREO fomenta el espíritu emprendedor entre los estudiantes un total de 1.147 alumnos de 43 colegios e institutos de Bizkaia y Álava.

Entre todos han presentado 227 proyectos, de los que estas últimas semanas un comité evaluador de la UPV ha preseleccionado diez dejando la decisión final a Jon Barrutia, decano de Sarriko; Eider San Antonio, directora de pymes del Banco Sabadell; Mikel Arana, dinamizador emprendimiento innovador de Tknika; Jorge García del Arco, cofundador de Improve Change; Mila Gallastegi, técnico de autoempleo de Bilbao Ekintza, y Antonio Barrena, director de Eventos y Patrocinios de EL CORREO. Ellos debían ayer escuchar las presentaciones de la chavalería para determinar qué idea de negocio es la más viable en cada una de las dos categorías a concurso.

Los miembros del jurado Eider San Antonio, Mikel Arana, Jon Barrutia, Jorge García del Arco, Mila Gallastegi y Antonio Barrena.
Los miembros del jurado Eider San Antonio, Mikel Arana, Jon Barrutia, Jorge García del Arco, Mila Gallastegi y Antonio Barrena. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Los primeros en subir a la tarima fueron los alumnos mayores de 18 años, concretamente uno de los tres equipos con que el instituto Francisco de Vitoria cuenta este año en la final. El grupo Nadaleira propone la fabricación de dispositivos –sensores y bastones con GPS– para ayudar a los invidentes. También han pensado en las personas con algún tipo de discapacidad sus rivales dentro de mismo instituto del grupo Kanpadap, que proponen la creación de un camping apto (de verdad) para todos los públicos. Cerraron la representación del Francisco de Vitoria las futuras higienistas y dentistas de Rainbow, que han presentado un plan de viabilidad para una clínica dental.

STARTINNOVA

Impulsa:
EL CORREO
Patrocina:
Gobierno vasco, Ayuntamiento de Bilbao y Banco Sabadell
Empresas mentoras:
Ayuntamiento de Barakaldo-Inguralde, Fundación Michelin, Ayuntamiento de Getxo, Ayuntamiento de Sestao, Ayuntamiento de Portugalete, ARM Robotics, Bridgestone y Lurpelan.
Colaboran:
UPV/EHU y Centro de Innovación de la Formación Profesional, Tknika.
Teléfono:
943833641
Más información.
http://elcorreo.startinnova.com

Otros proyectos

La categoría de los mayores de 18 años continuó con la presentación por parte de las alumnas del colegio Ibaizabal de un servicio que ofrece actividades al aire libre para que las familias disfruten de una manera más sana y activa de su tiempo libre. Finalmente, salió a la tarima el único grupo con que el instituto de Somorrostro, hasta ahora siempre con presencia entre los mejores, llega este año a la final; Katia, que propone el uso de la tecnología para interpretar el llanto de los bebés.

Alumnas de Ibaizabal plantando las primeras semillas de su proyecto.
Alumnas de Ibaizabal plantando las primeras semillas de su proyecto.

Entre el alumnado más joven rompieron el hielo los estudiantes de Armentia Ikastola que compiten con un ingenioso chaleco con luces que permite mejorar la visibilidad de ciclistas y motoristas, que podrían así incluso indicar qué movimientos van a hacer. Les siguieron los chicos de Azkorri, el otro centro que ha contado siempre con presencia en la final. Este año sus alumnos presentan una empresa gestora de electrolineras y puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Tras ellos, los representantes de Corazonistas mostraron cómo emplear drones para localizar (y después eliminar) los nidos de las peligrosas avispas asiáticas. También se centraron el cuidado del medio ambiente sus rivales de El Regato, que proponen vender bolsas y vasos fácilmente biodegradables, y los del instituto Artaza Romo con su procesador de basura orgánica convertirla en compost.