Un hombre atrincherado con dos armas de aire comprimido desata la alarma en Bolueta

El hombre es conducido por agentes de la Ertzaintza hacia un vehículo policial. /Manu Cecilio
El hombre es conducido por agentes de la Ertzaintza hacia un vehículo policial. / Manu Cecilio

Una vecina llamó a la Ertzaintza tras «verle disparar cinco tiros al aire por la ventana». Los cuerpos de élite lograron que depusiera su actitud

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

Poco después de las siete menos cuarto de la tarde de ayer, el barrio de Bolueta vivió con preocupación un inusitado despliegue policial. El Grupo de Intervención Rápida de la Ertzaintza había detenido su furgoneta frente al bar Zurich, en el número 26 de Pintor Losada. Cuatro agentes de élite descendieron del vehículo portando armas cortas, escudos y un ariete automático para derribar puertas. Ante la incredulidad de clientes y vecinos, se estaban preparando para intervenir en una calle aledaña. Revisaban las miras y los cargadores. Habían recibido minutos antes el aviso de una vecina del número 25 de la calle San Joaquín, en la zona alta del barrio. Según explicó ella misma a este diario, observó como un vecino del bloque contiguo «sacaba por la ventana un arma y disparaba unos cinco tiros al aire». La Ertzaintza desplegó a sus especialistas en un fuerte dispositivo con cinco patrullas de apoyo. Cortaron la calle a la altura de la Ikastola Karmelo y no dejaron pasar ni siquiera a los vecinos durante algo más de una hora, el tiempo que necesitaron para resolver la situación.

Según ha podido saber EL CORREO, un jefe de las unidades de intervención rápida logró que el hombre atrincherado en el bloque número 27 depusiera su actitud después de hablar con él. El hombre fue entonces conducido a la comisaría y se registró su vivienda, donde los agentes encontraron dos pistolas de aire comprimido. Un joven que podría haber estado también en la vivienda fue detenido previamente. El despliegue policial incluyó a varios tiradores, uno de ellos ubicado en la cuesta que está enfrente del edificio. Varios vecinos que reclamaron mantener su anonimato explicaron a este diario que el hombre atrincherado es «un exmilitar que participó en la guerra de Bosnia, de donde regresó con problemas mentales». Las mismas fuentes explican que ha protagonizado diferentes incidentes, con peleas y amenazas en la zona. Según fuentes policiales, este varón de mediana edad ha pasado varias veces por prisión y tiene múltiples antecedentes por «delitos de lesiones, robos con violencia y tráfico de drogas», entre otros. Según personas próximas padece problemas mentales que le condujeron a dos intentos de suicidio. No se resistió al ser conducido al coche policial.

Según fuentes policiales, tiene «antecedentes por lesiones, tráfico de drogas y robos con violencia» Expediente

Los vecinos explican que es «un exmilitar de la guerra de Bosnia que sufre problemas mentales» Testimonio

Un tirador apostado frente al portal 27 de la calle San Joaquín.
Un tirador apostado frente al portal 27 de la calle San Joaquín.

En Bolueta ayer no se hablaba de otra cosa. Un joven protestaba ante los agentes porque «necesito coger el coche para llegar a trabajar», algo imposible porque estaba dentro de la zona acordonada. Eran muchos los que salían a dar una vuelta o pasear al perro y regresaban a sus casas atemorizados al ver agentes encapuchados y con armas controlando el portal 27. Desde las ventanas de los bloques cercanos, una vecina mayor se preguntaba si se trataría de un asunto de drogas y en el bloque más alto una pareja se apostaba en el balcón dispuesta a vivir en directo una película policíaca.

Tras el cordón, muchos vecinos esperaban a ver el final de un episodio que convulsionó el barrio en medio de la final del Mundial. «Desde aquí sólo hemos podido ver cómo sacaban al primero», lamentaban los curiosos. Una ambulancia se desplazó también al lugar como parte del protocolo, pero no resultó necesaria. Al final, todo quedó en un susto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos