Las hijas de la mujer asesinada en Ollerías viajan a París para ser acogidas por su tío

Imagen de la detención del presunto homicida./luis calabor
Imagen de la detención del presunto homicida. / luis calabor

El pariente ha solicitado la tutela de las menores, que se encontraban en la vivienda cuando ocurrió el crimen

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Las dos hijas de Maguette Mbeugou y su presunto homicida, de 2 y 5 años, se encuentran desde hace dos semanas en París, acogidas por su tío, hermano de la joven senegalesa, según han informado fuentes cercanas al caso. El familiar ha iniciado los trámites para solicitar además la tutela de las dos pequeñas, que se encontraban en la vivienda cuando su madre fue asesinada presuntamente a manos de su marido el pasado septiembre.

B. N., senegalés de 38 años, se encuentra ingresado en prisión provisional desde que fue detenido como presunto autor del crimen. Su abogada solicitó que pudiera ver a sus hijas en un punto de encuentro, pero la magistrada de violencia contra la mujer que instruye el caso se lo denegó y le prohibió además comunicarse con ellas. Amadou Mactar, de 31 años, hermano mayor de Maguette, se desplazó a Bilbao después del homicidio de su hermana y entonces ya anunció su intención de llevarse a las niñas a París a vivir con su familia, de momento en régimen de acogimiento. Trabaja como cocinero en un hotel, está casado y tiene dos hijas menores.

Instrucción del caso

Maguette, senegalesa de 25 años, fue asesinada en la madrugada del 24 de septiembre de 2018 en el domicilio familiar en la calle Ollerías de Bilbao. Algunos vecinos escucharon una fuerte discusión entre la pareja. Una residente dio la voz de alarma al escuchar los llantos de las pequeñas, a las que encontró en el rellano de la escalera hambrientas y solas. Su madre se encontraba muerta en el interior de la vivienda y el padre había desaparecido, por lo que se convirtió en el principal sospechoso del homicidio. Fue detenido horas después por la Ertzaintza en el domicilio de un amigo en Mutriku donde se había refugiado.

La instrucción del caso está a punto de concluir. La víctima había presentado una denuncia contra su presunto homicida por malos tratos unos meses antes. Una jueza le denegó la orden de protección y el acusado fue después absuelto.