«Si haces la prueba de ir a 30, verás que no se provoca ningún atasco»

Zamanillo, a la derecha, junto a uno de los motoristas de su unidad, en el garaje de la comisaría de Miribilla./BORJA AGUDO
Zamanillo, a la derecha, junto a uno de los motoristas de su unidad, en el garaje de la comisaría de Miribilla. / BORJA AGUDO

A un mes de que se reduzca el límite de velocidad en Bilbao, el jefe de Tráfico recuerda: «Cumplir las normas es respetar al otro, convivir»

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Cuando entró en la Policía Municipal de Bilbao, hace 33 años, los coches patrulla eran 'Talbot Horizon'. Hoy, flamantes 'Mercedes'. Empezó como motorista, con una 'Guzzi', y hoy ejerce como subcomisario jefe de la Unidad de Tráfico. En medio, también investigó robos y otros delitos contra la propiedad. En las pasadas finales de rugby, para liberar el colapso circulatorio, su unidad ensayó un corte de tráfico que «no habíamos hecho nunca, un 'bypass' en la calle Rodríguez Arias, dando paso también por el carril contrario, porque todo el mundo venía andando por Pozas, a diferencia de los partidos del Athletic, donde la llegada es más escalonada».

- Dice que los radares no cazan, sino que caza la velocidad. En 2017 impusieron 6.738 multas de radar, lo que supone 18 al día. ¿Cuántas van este año?

- Lo importante no son las denuncias -no hay que trabajar con indicadores absolutos-, sino cuántas son en relación al número total de vehículos controlados, lo que se llama el porcentaje de reducción de denuncias (en 2017 fue del 0,13% sobre un total de más de cinco millones de vehículos controlados). Este año llevamos menos multas de radar con más o menos la misma densidad de vehículos. Cada año disminuyen las denuncias por velocidad.

- Los usuarios se quejan de que algunos radares son muy estrictos, sobre todo en los tramos de 50 como en Ibarsusi.

-Están señalizados con un panel amarillo y la señal de 50... hay que poner todas las facilidades al conductor para que recapacite. Y no se trata de volver a acelerar cuando se pasa por el radar. El de Ibarsusi se instaló en 2006 y sólo por el mero hecho de colocar la caseta, los picos de velocidad desaparecieron. Era un punto negro y desde que se instaló no ha habido fallecidos ni heridos.

- ¿Las crisis económicas afectan al tráfico?

- En todos los sentidos. Cuando hay una crisis profunda como la que hemos sufrido, se ven pocos camiones en las autopistas y hay menos atascos. Pero no soy economista.

- ¿No cree que la velocidad máxima a 30, que entra en vigor el próximo 30 de junio, convertirá a la ciudad en impracticable para los vehículos?

- No, porque las vías principales y las entradas y salidas siguen conservando la velocidad máxima a 50. Además, no es un límite caprichoso, un atropello a más de 50 provoca heridas que pueden ser mortales. Si haces la prueba de ir a 30, verás que no se provoca ningún atasco, es cuestión de acostumbrarse.

«La asignatura pendiente es el cinturón trasero, y las sillas infantiles hay que ir renovándolas»

«Perder una vida en accidente de tráfico no tiene sentido. El objetivo es víctimas mortales cero»

- Sólo hubo una fallecida el año pasado, la hostelera arrollada por una barredora en Deusto, aunque una muerte sigue siendo demasiado, ¿verdad?

- Nadie se puede dar por satisfecho mientras haya una sola muerte. El objetivo europeo es 'víctimas mortales cero' y tenemos que seguir trabajando. Perder una vida en accidente de tráfico no tiene sentido.

- Desde 2008 se ha reducido la siniestralidad un 17%, ¿hay margen para seguir disminuyéndola?

-Sí, con educación desde la infancia, en la familia, en las cuadrillas..., con concienciación. El respeto a la norma es el respeto al otro, a la convivencia.

- Aunque también se redujeron los atropellos un 9,16%, en plena Navidad un joven quedó en coma tras ser arrollado por un conductor que se dio a la fuga en Bolueta.

- La investigación de los accidentes es muy importante. Estuvimos trabajando 28 horas seguidas hasta identificar al conductor, pero estaba fuera del país. El caso está aún 'sub iudice' (pendiente de juzgar).

- Al final se le imputó un delito contra la seguridad vial por circular bajo el efecto del alcohol, pero no por la fuga. ¿Por qué?

- La denegación de auxilio es complicada, porque a veces aunque el causante del atropello se fugue, la víctima sí que es auxiliada en el momento, y el acusado no tiene la obligación de decir la verdad. Pero, este caso se esclareció y se localizó al autor y a otros testigos. La colaboración ciudadana fue clave y Cristian se salvó. Estuvimos en contacto con la hermana, es importante que los familiares crean que hay un apoyo por parte de la Policía y saber lo que ha ocurrido sirve para tomar medidas y que no vuelva a ocurrir.

- El mayor porcentaje de personas arrolladas se sitúa entre los 60 y los 79 años, ¿a qué se debe?

- La responsabilidad en el 60% de los casos es del conductor y en un 40%, del peatón. Cada grupo de edad tiene sus riesgos. Los de mediana edad, el estrés, que hace que no valores los riesgos; los adolescentes son impetuosos y los mayores se tienen que ir adaptando a sus condiciones físicas, es un colectivo vulnerable.

-¿Cuáles son las principales causas de los accidentes en ciudad?

-En los accidentes con heridos, la pérdida de control, distracciones, no respetar la distancia de seguridad, la velocidad, un semáforo en rojo, o un adelantamiento indebido... El 70% se deben al factor humano, un 10-15% a la vía, y otro 15%, se puede atribuir al vehículo. Es importante pasar la ITV y que conozcamos los sistemas de seguridad pasiva y activa de nuestro vehículo.

-¿No ve contradictorio que aquí esté prohibido hablar con el móvil al volante y en EE UU no?

-Bueno, en EE UU se puede circular en moto sin casco. Quien habla por el móvil deja de prestar atención a la vía dos o tres segundos, tiempo en el que el coche recorre una distancia y se puede salir de la vía o atropellar a alguien. No sólo hablar, sino también mirar el whatsapp. La asignatura pendiente es el cinturón trasero y las sillitas infantiles, no valen para siempre, hay que ir cambiándolas. Si el niño no está bien sujeto se produce el 'efecto submarino', se cuela por debajo.