La gran industria del automóvil desconfía de las 'políticas verdes'