Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Los grafiteros dañaron el año pasado 170 trenes en Bizkaia y obligaron a extremar la seguridad

Usuarios de la Línea 3 del metro, que opera Euskotren, ante un convoy que ha sido objeto de una de estas 'misiones'./Borja Agudo
Usuarios de la Línea 3 del metro, que opera Euskotren, ante un convoy que ha sido objeto de una de estas 'misiones'. / Borja Agudo

El Observatorio del Civismo, donde están Renfe, Euskotren y Metro Bilbao, trabaja para que se tipifique un nuevo ilícito penal y endurecer los castigos

Sergio García
SERGIO GARCÍA

Tres trenes de Cercanías. O lo que es lo mismo, 15 millones de euros. Es el coste que Renfe calcula que tendrá la limpieza y reparación de los desperfectos que han sufrido sus convoyes por cuenta de grafiteros en toda España el pasado año. Un fenómeno que tiene su reflejo en todas las comunidades autónomas, incluida la vasca. En Bizkaia, estas 'misiones' –como sus autores las conocen en el 'argot'– llevadas a cabo en Renfe, Euskotren y Metro Bilbao han causado daños en al menos 170 unidades, la última el pasado jueves en Sestao, al filo de la medianoche y con los pasajeros aún a bordo. Y eso contando sólo las labores de limpieza y reparación. Porque cualquiera de estas acciones se traduce siempre en la retirada de trenes, con el consiguiente quebranto para la prestación del servicio, el coste medioambiental de la eliminación de residuos y la contratación de medidas de seguridad para velar por un patrimonio que se sufraga con cargo a los impuestos de todos.

 

Fotos