El Gobierno vasco da marcha atrás y elimina el límite de 12 conciertos al año para bares sin licencia

Músicos y hosteleros presentaron el sábado en Bilbao la plataforma Arteak Ireki. /PEDRO URRESTI
Músicos y hosteleros presentaron el sábado en Bilbao la plataforma Arteak Ireki. / PEDRO URRESTI

La iniciativa, que iba a entrar en vigor en abril, había sido criticada por músicos y hosteleros

Sergio García
SERGIO GARCÍA

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha ordenado modificar el decreto que desarrolla la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas en cumplimiento de la proposición no de ley que aprobó el Parlamento vasco el jueves de la pasada semana. La rectificación se adopta después de que los hosteleros y artistas rechazaran el límite de doce conciertos en los establecimientos sin licencia y decidieran recurrir las restricciones, hasta el punto de solicitar la paralización cautelar de un decreto cuya entrada en vigor está prevista para el próximo mes de abril. Su batalla no tardó en obtener eco en el Parlamento, cosechando el apoyo de toda la oposición y hasta la abstención de los grupos que integran el equipo de gobierno. El giro del Ejecutivo se produce tras días de tenso debate, durante los que no han faltado contactos con la Asociación de Municipios Vascos (Eudel), de quien partió la propuesta de limitar las actividades culturales complementarias.

En la modificación del reglamento que se llevará a cabo por la vía de urgencia, el Departamento de Seguridad introducirá una propuesta puntual que «eliminará la referencia al número de celebraciones anuales» fijado en el decreto para los espectáculos en bares y locales de pequeño aforo que no dispongan de autorización para estas celebraciones, señala la nota que ha emitido el Ejecutivo. El trámite en curso conlleva un plazo de presentación de alegaciones «a fin de recabar la opinión de todas las partes afectadas». La consejería recuerda que el decreto tiene por objeto «contribuir a que los espectáculos públicos y las actividades recreativas se desarrollen en condiciones de seguridad, referida esta tanto a asistentes como a terceros», al tiempo que se intenta desde la Administración conciliar el acceso al ocio con el resto de derechos que asisten a la ciudadanía.

La oposicón frontal que ha merecido el intento de elaborar una norma más restrictiva no ha tardado en prender en los pasillos del Parlamento. EH Bildu, Elkarrekin Podemos y Partido Popular crearon un frente inusual y unieron sus fuerzas para tumbar una medida que no ha llegado a ver la luz. Un rechazo apuntalado incluso por la abstención de PNV y PSE, los grupos que sostienen al Gobierno vasco. En este sentido, el Departamento de Seguridad informaba este viernes a la mañana de que la consejera ordenaba iniciar una modificación puntual del decreto que desarrolla la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas, «en cumplimiento –recordaba la nota– de la proposición no de ley» aprobada en la Cámara autonómica.