Un gigantesco tanque de tormentas cruzará el subsuelo de Barakaldo en 2023

Depuradora de Galindo./E. C.
Depuradora de Galindo. / E. C.

Costará 59 millones y tendrá una longitud de 1,2 kilómetros, desde la depuradora de Galindo hasta el jardín botánico

Eva Molano
EVA MOLANO

La Asamblea general del Consorcio de Aguas de Bizkaia dio ayer el visto bueno al plan de inversiones hasta 2021. La entidad, que agrupa a 80 ayuntamientos, realizará 125 obras en las que gastará 242 millones. La Diputación financiará el 23% y el resto se pagará con fondos propios del organismo que preside Ricardo Barkala, a no ser que se firme un nuevo convenio. Entre todas las actuaciones previstas, destaca la mayor en la última década: el gigantesco tanque de tormentas de Galindo. Será una caverna de 1,2 kilómetros de longitud en el subsuelo de Barakaldo- desde la depuradora hasta el jardín botánico- que evitará los vertidos incontrolados a la ría en episodios de fuertes lluvias -por ejemplo, los de la semana pasada-, cuando el sistema de alcantarillado, de capacidad limitada, se colapsa. Allí, en esta galería «similar a los túneles del metro», según el gerente del Consorcio, Pedro Barreiro, se almacenarán hasta 90.000 metros cúbicos hasta que el sistema pueda darles salida.

El desagüe que se excavará en las entrañas de Barakaldo será el más grande de Bizkaia. Costará 59 millones, a los que hay que añadir los impuestos. Diez uniones de empresas ya se han presentado al concurso y «si todo va bien» comenzarán a trabajar en octubre. El colosal tajo durará más de cuatro años, hasta 2023. La caverna discurrirá por debajo de zonas ajardinadas, instalaciones deportivas y viales en la mayor parte de su recorrido; en algunos puntos irá al menos a 23 metros de profundidad y no tendrá pendientes superiores al 2,7%. «Recogerá las aguas torrenciales que se produzcan en la Margen Izquierda pero, al estar ubicado junto a la depuradora de Galindo, también las que no puedan ser asumidas por los depósitos de la Margen Derecha e incluso Bilbao», subrayó. El Consorcio aprobó ayer compensar al Ayuntamiento de Barakaldo con algo más de un millón de euros por las molestias que causará la obra.

2020 es cuando finaliza el convenio con la Diputación, que hasta ese año sufragará el 23% de la inversión

Será una galería de 1,2 kilómetros entre Galindo y el jardín botánico

Para «reducir la contaminación vertida durante las lluvias», habrá más instalaciones de este tipo. La macrodepuradora que preveía el Gobierno central en Lamiako está paralizada, así que se recurrirá a medio plazo a un tanque de tormentas de 35.000 metros cúbicos (mayor que el actual) que incorporará un sistema de tratamiento propio. También este año estará listo otro en Mungia. Costará 4,4 millones, aunque la mitad ya está pagado.

Otra de las actuaciones más importantes, valorada en 30 millones, será culminar el abastecimiento de Las Encartaciones para que en el futuro sus vecinos también puedan beber del pantano de Ordunte, a través de una gigantesca tubería entre la estación de Sollano y Las Carreras. Desde este barrio de Abanto partirá otra conducción presupuestada en 11 millones hacia Ballonti, en Portugalete. Pero habrá más depósitos -en Artxanda para dar servicio a los barrios altos de Bilbao y a Sondika, Zamudio y Derio, por 4,3 millones- y en Galdakao (5 millones).

Investigación

La estación de Bolueta que bombeará agua del Nervión a Venta Alta en situaciones de emergencia abrirá este año tras una inversión de 10 millones. Y junto al tanque de Etxebarri ya cobra forma la planta piloto en la que se investigará cómo obtener el agua de la ría de la mejor calidad. «Se podrán hacer ensayos muy interesantes», expuso Barreiro.

Otros asuntos

Subida progresiva del agua
El precio del metro cúbico del agua ronda los 1,80 euros en Bizkaia, frente a los 3,60 en países vecinos de Europa. Actualmente, los abonados cubren el 90% del coste de las infraestructuras tras la reciente subida del 1,8%, explica Barreiro. La nueva directiva comunitaria de agua potable está muy avanzada y «se va a ir a una mayor exigencia en su calidad», lo que requerirá más esfuerzos.
Morosidad baja
El Consorcio superó el año pasado los 100 millones de recaudación tras registrar un incremento de 2,3 en los pagos. Y eso a pesar de que el suministro cayó hasta los 104 millones de metros cúbicos (las grandes empresas gastaron menos litros). La entidad suma 520.000 clientes en 80 municipios, que se corresponden con unos 1.050.000 habitantes. La morosidad está «en niveles bajos», apenas el 1,07%.
El convenio de Ordunte
El Consorcio asumió hace mes y medio la gestión del pantano de Ordunte, cedida por el Ayuntamiento de Bilbao, al que suministraba. El convenio se prolongará durante 20 años con dos prórrogas de 10. Se destinarán 800.000 euros al año a realizar inversiones, 300.000 de ellos aportados por la villa. El objetivo es garantizar que la mayor parte de los vizcaínos -un millón- puedan beneficiarse tanto de este pantano como del Zadorra en caso de necesidad.

Por último, con el fin de extender el sistema de depuración, se construirán nuevas plantas en Trucíos, Aulesti y Munitibar. Además, se ampliará la de Muskiz por 5,2 millones, pues «se ha quedado pequeña». Las depuradoras de Iurreta, Ubidea, Ondarroa y Bakio incorporarán mejoras. Y la de Galindo, el motor del saneamiento de Bizkaia, seguirá permanentemente en obras: se cubrirá uno de sus reactores biológicos (4 millones), lo que servirá de banco de pruebas para mitigar olores en los otros cinco.