El príncipe que besó el escote de la bloguera

Ari Behn, disfrazado de drag queen en Barcelona./
Ari Behn, disfrazado de drag queen en Barcelona.

Ari Behn, marido de Marta Luisa de Noruega, bromeó así con una amiga. Antes se vistió de drag queen en Barcelona

IRMA CUESTA

Ya lo dijo Jaime Peñafiel, nuestro incombustible especialista en entresijos monárquicos: las reinas y princesas que pueblan el planeta son, mayormente, unas desgraciadas. ¿Las razones? Muchas y variadas. Y si no, que se lo pregunten a Marta Luisa de Noruega (44 años) que, según publica Vanitatis, acaba de desayunarse con unas fotos de su marido, el versátil escritor Ari Behn (43), lamiéndole los pechos a Marna Haugen, una bloguera que lo mismo aconseja a sus seguidores sobre cómo pasar la aspiradora, que sugiere una playa nudista para las vacaciones o te dice cuándo conviene que empiece a nadar el niño.

Las fotos se hicieron en uno de esos fotomatones que de un tiempo a esta parte no pueden faltar en ninguna fiesta que se precie, durante una cena a la que acudió lo más granado de las celebrities noruegas. Eso sí, según ha contado la rubia -que pone morritos mientras el príncipe se pierde en su escote-, todo ha sido un malentendido. «Las cosas se han sacado de contexto, era solo una broma de amigos, no un acto sexual», ha explicado Marna, que colgó las fotos en su blog Komikerfrue acompañadas del siguiente texto: «¡Qué fotos más excitantes...! Cuando estoy borracha hago travesuras».

Otro amigo del yerno del rey Harald le ha disculpado asegurando que lo que le ocurre a Ari Behn es que es «un bromista». La verdad es que Ari atesora un currículum capaz de poner al borde del infarto a cualquier suegro. El escritor y dramaturgo noruego, que de momento es autor de tres novelas, dos colecciones de cuentos y un libro sobre su boda, lo mismo se disfraza de vagabundo y le pillan pidiendo a las puertas del metro de Londres, que de drag queen para irse de fiesta con Carmen de Mairena en Barcelona.

Lo bueno de todo esto, si es que lo hay, es que los príncipes hace tiempo que aseguraron tener una relación abierta. «Nuestro amor es más fuerte que nunca, pero nos permitimos flirtear con otras personas. En este sentido, somos muy libres. Si no, sería espantoso», declaró Ari en una entrevista tratando de despejar los rumores que apuntaban a la inminente separación de la pareja.

El asunto está en saber cómo le ha sentado a sus tres hijas, Maud Angelica (11), Leah Isadora (9) y Emma Tallulah (6), que su padre ande metiendo las narices por ahí y pasándoselo bomba.