La ONU se fija en 'La Nevera Solidaria'

Álvaro Saiz, durante la presentación de una de las neveras solidarias de Galdakao./A. Cárcamo
Álvaro Saiz, durante la presentación de una de las neveras solidarias de Galdakao. / A. Cárcamo

El proyecto galdakaotarra para no desperdiciar alimentos se queda a las puertas de conseguir el premio GoODS para el desarrollo sostenible, organizado al amparo del organismo internacional

HELENA RODRÍGUEZ

A lo largo de 2017, en España se tiraron a la basura 1.229 millones de kilos de comida. Esta cantidad supone que el 4,3% del total de la cesta de la compra anual del país se va a la basura, según los datos del Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. Estos números, que traen a la cabeza ese dicho tan de madre que reza: 'no dejes nada, que hay niños que se mueren de hambre', llevaron a un grupo de voluntarios de la asociación GBGE de Galdakao a fundar 'La Nevera Solidaria'.

El proyecto se materializó en abril de 2015. Su funcionamiento es sencillo: se coloca un refrigerador en la calle, cerca de alguna asociación o institución que lo gestione, y cualquiera puede dejar comida para que otros la recojan. Objetivo: reducir el desperdicio alimentario. Tan solo hay que seguir las instrucciones de uso que figuran en el propio aparato. Las dudas que sobrevolaban el programa al principio, pronto quedaron atrás. «Nunca ha habido un problema sanitario, ni ningún acto vandálico. La gente se conciencia de cómo hacerlo y de hacerlo bien. Además, tampoco da tiempo», reconoce Álvaro Saiz, fundador, que asegura que «antes de media hora el excedente depositado, vuela».

No es un proyecto para gente sin recursos, sino «para todo el mundo», describe el alma máter que matiza que «no hay nada más excluyente que hacer algo para los excluidos». Al fin y al cabo, el objetivo es que la comida no se pierda porque «no es basura». «Quien la aproveche, da igual», advierte.

Aquella idea ha sido merecedora de la atención de Organización de las Naciones Unidas. La Red Española del Pacto Mundial de la ONU y la Fundación Rafael del Pino les han nominado como candidatos a la primera edición de los premios GoODS para el desarrollo sostenible, que se fallaron anoche en Madrid. No ha podido ser, pero el orgullo de haber sido seleccionados para un galardón que tiene el respaldo de organismo internacional ya es suficiente.

23, en toda España

Su verdadero triunfo es que, en tan solo tres años, han colocado 23 neveras en toda España. Nueve están repartida por Euskadi, pero el resto están en Cataluña, Madrid, Castilla-La Mancha, Valencia, Sevilla y Zaragoza. «Siempre ha de haber un colectivo gestionándolas. Son ellos los que se ponen en contacto con nosotros y aquí les enseñamos cómo funciona, las normas que hay que seguir y les damos un curso de manipulador de alimentos», detalla Saiz.

El crecimiento ha sido espectacular. A su puerta han llamado colectivos de Reino Unido, México o Francia. «Les hemos asesorado a cambio de que ellos entrasen en nuestra red, pero la realidad es que ninguno lo ha hecho. Al principio nos enfadaba mucho, pero ahora nos da igual, la verdad», reconoce el responsable del proyecto. El que sí que va a formar parte de la familia de 'La Nevera Roja' es un chico marroquí de 16 años. «Cuando nos llamó no estábamos muy seguros, porque era muy joven. Sin embargo, nos pasó con su padre que lo apoya y tras muchas conversaciones con él sabemos que es algo serio», relata. En pocos meses, saltarán el charco y aterrizarán en Casablanca. Un paso más en su crecimiento. No es el único, ni el último. Sabedores de que para que eso de no tirar comida cale en la sociedad, lo importante es la educación se han lanzado a hacer un cómic y hasta una representación teatral. «Hemos montado una obra que vamos a representar en los colegios, el primero de ellos, en Lasarte Oria», desvela Saiz.

 

Fotos

Vídeos