El festival de teatro de calle convierte Doña Casilda en un circo

El barquillero hace las delicias de un pequeño que ayer se acercó al recinto de Doña Casilda./PANKRA NIETO
El barquillero hace las delicias de un pequeño que ayer se acercó al recinto de Doña Casilda. / PANKRA NIETO

Arranca la 20 edición de un certamen que ofrecerá hasta el domingo más de 80 espectáculos en el parque, el Casco Viejo y El Arenal

Elena Sierra
ELENA SIERRA

Cuando el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, se refiere al parque de Doña Casilda como un gran escenario al aire libre, no lo dice por decir. La vigésima edición del Festival de Teatro y Artes de Calle, Bilboko Kalealdia, vuelve a convertir uno de los pulmones verdes de la ciudad en un circo de varias pistas, tal y como viene haciendo desde hace ya tres o cuatro ediciones. Esta vez, hay un par de escenarios cubiertos de aforo reducido, una carpa y una casita, pero también un jardín entero con talleres a cargo de varias compañías que también tienen, aparte, espectáculos que mostrar; un rincón para un circo de verdad, lugar para la animación musical, algo de clown itinerante con un barquillero y un palomitero que pasean sus carritos... El parque ha ido ganando terreno a otros espacios de la ciudad para entretener a los espectadores a pie de calle y así es como, durante toda la semana, es aquí donde se puede encontrar a una docena de las veintinueve compañías que acuden este año al festival. Desde ayer y hasta mañana, este es el corazón del Bilboko Kalealdia.

A medida que avance la semana, se irá trasladando al Casco Viejo y al Arenal. En total, serán más de 80 representaciones, casi todas ellas gratuitas, las que hasta el domingo amenizarán las jornadas de bilbaínos y visitantes. Porque, explica el alcalde, que ayer recorrió el parque acompañado de la banda italiana Bandakadabra -nueve músicos que hacen gracietas mientras tocan-, este festival es «un evento cultural de primer nivel esperado por los vecinos y por quienes vienen a vernos» que se ha convertido en estas dos décadas de vida en «un referente en el Estado y a nivel internacional».

Vuelven Deabru Beltzak

De las veintinueve compañías, nueve son vascas, pues con la idea de apoyar a los creadores locales nació el festival. Entre las actuaciones 'locales' destaca el estreno del último espectáculo de fuegos artificiales y percusión de Deabru Beltzak, 'Symfeuny', que podrá verse viernes y sábado casi a medianoche en la plaza Arriaga. También están en el programa las últimas piezas de Hortzmuga (esta tarde en el parque) y de Markeliñe (el viernes en el lateral del Teatro Arriaga), Barsanti Cia, Malas Compañías, Natxo Montero, Trakamatraka (con taller en el parque), The Funes Troup y Dikothomia, que se hizo con el premio al mejor espectáculo vasco en la pasada edición de Umore Azoka. Del Iparralde llega otra vez Mistérieuses Coiffures, un señor que hace tocados y peinados en unos minutos y que en cada edición se gana al público; esta vez se queda hasta mañana en el parque para hacer además talleres con niños y ofrecer un pequeño espacio de relax.

Hoy y mañana

Horarios
Hasta mañana todos los espectáculos son de 11.00 a 22.00 horas en el parque, excepto 'Perceptions', de Bivouac Cie, a partir de las 22.30 en Plaza Arriaga.
'Un peu bohéme'
Desde las 11.00, las creaciones de Mystérieuses Coiffures.
Bandakadabra Marching Band
solo hoy a las 17.15 y a las 20.00.

Doce de las compañías son de Francia, Italia y Dinamarca. Entre ellas están, hasta mañana en el parque, la danesa Brunette Bros, que se hizo con el Dragón de Oro a la Mejor Interpretación en la Fira de Titelles de Lleida, y los franceses de Docteur Troll Cie; en ambos casos, se requiere invitación, que se recoge allí mismo. En el mismo lugar se pone en pie de noche, hasta mañana, el único espectáculo de pago: el circo musical de los franco-catalanes Solfarsic, a 3 euros cada entrada que se donarán a Aspace-Bizkaia. Pensado para un público familiar, 'Dékoncert' viene avalado por dos premios en el Zirkòlika de Circ de Catalunya y el Festival Internacional de Circo de Castilla y León.