50 familias desalojadas al incendiarse un edificio abandonado en Ondarroa

Las llamas devoraron el tejado del inmueble./Bomberos de Bizkaia
Las llamas devoraron el tejado del inmueble. / Bomberos de Bizkaia

El fuego redujo a escombros anoche buena parte de las conocidas como 'casas de Ortiz', un inmueble de tres plantas situado en la calle San Ignacio

MIRARI ARTIME

Un total de 50 familias de Ondarroa han tenido que pasar la noche fuera de sus hogares como medida preventiva, debido a un aparatoso incendio en un edificio próximo a sus viviendas. El fuego redujo a escombros anoche buena parte de las conocidas como 'casas de Ortiz', un inmueble de tres plantas situado en la calle San Ignacio, cuyos bajos alojaron hace años una factoría de la firma Conservas Ortiz y que en la actualidad se encuentra deshabitado.

La primera alerta de fuego la dieron vecinos de la zona que vieron salir una densa columna de humo del tejado sobre las 21.20 horas, según informó el Departamento de Seguridad. Las llamas se originaron al parecer en el tercer y último piso por causas que no habían sido determinadas, y rápidamente se extendieron por toda la cubierta alimentadas por la antigüedad de los materiales. Los Bomberos atacaron desde varios frentes el fuego, hasta que casi tres horas después consiguieron controlarlo a la vez que impidieron que se propagara a los bloques colindantes.

Sobre la una y media de la madrugada, tras la inspección realizada, las familias han podido regresar a sus viviendas y alrededor de las dos de la mañana el fuego ha quedado extinguido, si bien un retén de los Bomberos ha permanecido en el lugar para refrescar el inmueble y han informado de que esta mañana seguirán trabajando en el inmueble para realizar labores de retirada de aleros y trozos de fachada.

No hubo heridos ni intoxicados por humo, pero las circunstancias aconsejaron el desalojo temporal de cuatro portales en las inmediaciones; unas 50 familias, según el Ayuntamiento de la localidad costera. La gran mayoría se trasladaron a casas de familiares, y para acoger al resto se habilitó el polideportivo Zaldupe, atendido por Cruz Roja y personal municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos