Esperando a Moreno

Fran Elorriaga Braco, Monserrat González, María Lastra y Eduardo Elorriaga Bracho./JORDI ALEMANY
Fran Elorriaga Braco, Monserrat González, María Lastra y Eduardo Elorriaga Bracho. / JORDI ALEMANY

El Palacio Euskalduna acogió el estreno en Europa de 'Franciscus. Una razón para vivir', un musical basado en la vida de San Francisco de Asís

TXEMA SORIA

El popular José Luis Moreno, así pudo comprobarse ayer por la tarde, todavía no tiene el don de la ubicuidad, no puede estar en dos lugares al mismo tiempo. A las seis y media de la tarde estaba previsto que comenzase un cóctel en la terraza B del Palacio Euskalduna, al que estaban invitados un centenar de personas, que posteriormente iban a acudir al estreno en Europa de la obra 'Franciscus. Una razón para vivir' -cuenta con el patrocinio de EL CORREO-, que está basada en la vida y obra de San Francisco de Asís, considerado como un símbolo de paz y amor.

Los asistentes al ágape esperaron en vano la llegada de Moreno. A esa misma hora, el popular showman estaba metido de lleno en el ensayo general de la obra -comenzó a las tres y media de la tarde-, que no había podido hacerse hasta ayer mismo y que se prolongó hasta minutos antes de que la orquesta y los cantantes salieran a escena. La pieza, antes de que se levantara el telón, necesitaba afinarse hasta el mínimo detalle.

Al cóctel sí pudo asistir el autor de la obra, que fue estrenada en el año 2016 en la Avenida Corrientes de Buenos Aires, Alejandro Guillermo Roemmers, poeta y escritor y una de las grandes fortunas, según la revista Forbes, de Argentina. Entre quienes acudieron al encuentro estaban Andoni Aldekoa, director del Palacio Euskalduna; Begoña Anguísola, el historiador Fernando García de Cortázar y los concejales bilbaínos Luis Eguiluz y Beatriz Marcos.

Asimismo, asistieron Isabel Batiz, que lucía un precioso vestido blanco, Maite Lastra, Antolín Muñoz, Conchi Prado, Luchi Montoya, la maitre Mari Asun Ibarrondo, María Luis Molina, que acudió en representación de la ABAO, Juan Morlán, Gabriel Torre, Borja López, Loli Miranda, Jesús Pernía, Margot Sebastián, María Luis Mambrilla, Fernando Postigo, Aitor Ruiz, Iván Sánchez, Daniel Reñones y Rafaela Pérez Bellido.

También se acercaron Mariano Ortega Moreno, Inés Soro, Blanca Sánchez, Marisa Rodríguez, Nuria Fernández Recio, Beatriz Sánchez, Miren Gondra, Mikel Urcelay, Fran Elorriaga, Mati Bracho, Alberto Roemmers, los hermanos Fran y Eduardo Elorriaga Bracho, Monserrat González, María Lastra, Pablo Roemmers, Mariló Cervera, Íñigo Barrera, Julieta Saroba, Favila Quintana, Paula Garbati, Eli Salis, Myriam García Otero, Susana Torres, Pablo Wegbrait, Miguel Unda, Ana Loizaga, la soprano Haydee Dabusti, el maestro Tony Caronna, Pilar Rubines, Patricia Ezcurdia, Monte Gross, Santiago Fernández Madera, Xabier Gutiérrez-Barquín, Inge Urkiaga, Rafa Aranegui, Jon Ortuzar, el periodista Luis María Ansón y Mario Iceta, Obispo de Bilbao.

Al estreno de la obra, cuya obertura tiene una fuerza extraordinaria, acudieron Lorea Bilbao, diputada foral de Euskera y Cultura; Rafael Orbegozo, Carmen Gomeza, la mezzosoprano Inés Olabarria, Txema Parra, Berta Lejarza, Adriana Giménez, Juanjo Alonso y David Barbero, que acudió con su nieto, el joven Julen Álvarez Barbero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos