«Los folletos buscan evitar riesgos a la mujer», justifica la Ertzaintza

«Los folletos buscan evitar riesgos a la mujer», justifica la Ertzaintza
M. Salguero

Remarca que los consejos para prevenir agresiones sexistas en fiestas aporta «herramientas» para que ejerzan su libertad «con seguridad»

JOSÉ DOMÍNGUEZ

La difusión de folletos para prevenir agresiones sexistas en fiestas en las que la Ertzaintza aconseja evitar citas a ciegas y caminar por la noche en solitario o por lugares apartados ha levantado ampollas entre los colectivos feministas. Sobre todo porque su difusión se ha producido después de que en la madrugada del pasado viernes una joven de 18 años sufriese una violación múltiple en el parque Etxebarria de Bilbao. Las entidades más reacias critican las medidas propuestas porque todas ponen «la responsabilidad en las mujeres», no en sus agresores.

«Que les enseñen a ellos a no violar, no a nosotras a defendernos», recriminaban al Departamento de Seguridad más de 400 personas en la multitudinaria concentración convocada por la asociación Gafas Moradas el pasado lunes frente a la plaza Moyúa. La Policía autonómica había evitado hasta ahora entrar en la polémica, pero este miércoles la jefa de la comisaría de Vitoria, Victoria Landa, ha defendido la conveniencia de unos trípticos que, remarcó, desde hace tres años se distribuyen en los principales festejos de Euskadi sin que hasta ahora se hubiesen considerado discriminatorios.

No es casualidad que estas declaraciones se hayan hecho en la capital alavesa, que hasta el domingo está sumergida en las fiestas de la Virgen Blanca. Landa recordó que la semana que viene también estarán presentes los trípticos en las fiestas de San Sebastián y en la Aste Nagusia de Bilbao. Y el objetivo en todas ellas es el mismo. «Son consejos simples y sencillos que no pretenden reducir ni limitar la libertad de las mujeres. Todo lo contrario», remarcó en una entrevista en Radio Euskadi.

Son, insistió, indicaciones que promueven la autoprotección, que es «la mejor medida» ante las agresiones sexistas. Siguiéndolas, añadió, «evitamos situaciones de riesgo y no deseadas, que son la mejor contribución para poder disfrutar de las fiestas». Es más, a juicio de la responsable policial, buscan «dotarnos de herramientas que nos permitan ejercer nuestra libertad con seguridad».

Identificación a sospechosos

Un derecho que también se intenta garantizar mediante un plan de coordinación específico con la guardia urbana que en Vitoria contempla que agentes uniformados y de paisano patrullen espacios susceptibles para cometer una agresión como parques, pasos subterráneos, zonas poco pobladas o con escaso tránsito e iluminación, especialmente en las horas de regreso a casa de los festejos. Esta vigilancia incluirá también la identificación de «varones cuya actitud pueda infundir sospechas».

Estos dispositivos se están generalizando en todas las celebraciones masivas que este verano salpican la geografía vasca. Como en las fiestas que desde este miércoles acoge el barrio erandiotarra de Astrabudua, o las que el sábado arrancan en el Puerto Viejo de Algorta. También el sábado Gernika comienza sus fiestas patronales, que estrenan un autobús nocturno hasta las seis de la madrugada, sobre todo para proteger a las mujeres.