La Ertzaintza se emplea a fondo para detener a un hombre que agredió a su pareja en Deusto

El agresor es esposado antes de ser evacuado en una camilla. / LUIS CALABOR

El hombre, fuera de sí, tuvo que ser inmovilizado contra una pared y esposado para ser evacuado en una ambulancia a un centro hospitalario

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Un nutrido grupo de agentes de la Ertzaintza detuvo ayer a un hombre que estaba propinando una paliza a una mujer en un domicilio del barrio bilbaíno de Deusto. Los policías tuvieron que emplearse a fondo para reducir al agresor, que se mostró extremadamente violento y agresivo.

El arresto tuvo lugar sobre las tres y media de la tarde, en un portal de la calle Iruña. Fueron los vecinos, alarmados por los gritos de la mujer y del agresor, y los fuertes ruidos que escuchaban, los que alertaron a la Policía. Al parecer, el hombre estaba golpeando a su pareja, tal y como explicaron algunos de los residentes en la zona.

Según estas mismas fuentes, la agresividad del atacante, un tipo corpulento, de gran musculatura y cubierto de tatuajes, hizo que fuera necesaria la intervención de un llamativo número de agentes. «Llegó un primer coche patrulla, pero no fue suficiente», detalló un vecino. «Al final aparecieron dos, a los que se unieron otros dos camuflados». Hasta una docena de policías tomaron parte en la detención, algunos de ellos provistos de casco y escudos, «como los antidisturbios en una manifestación». El agresor, fuera de sí, tuvo que ser inmovilizado contra una pared y esposado para ser evacuado en una ambulancia a un centro hospitalario. «Lo sacaron cubierto por una sábana en una camilla para que no se le viera», detalló un testigo. Otra ambulancia se encargó de asistir a la víctima y de trasladarla a otro hospital.

Desde el Departamento de Interior no se facilitaron detalles sobre esta actuación de la Ertzaintza, el agresor y el estado de la víctima, al encontrarse abiertas las diligencias del caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos