Empleados de los polideportivos de Bizkaia secundarán nuevas movilizaciones desde el sábado

Los trabajadores de los polideportivos vizcaínos volverán a prostestar por sus condiciones laborales./P. URRESTI
Los trabajadores de los polideportivos vizcaínos volverán a prostestar por sus condiciones laborales. / P. URRESTI

ELA, CCOO y LAB llaman a cerca de 2.500 trabajadores de estos equipamientos, gimnasios y clubes deportivos a apoyar cuatro jornadas de paros y una de huelga de 24 horas para lograr la mejora de sus condiciones laborales

Eva Molano
EVA MOLANO

Los trabajadores aglutinados en el convenio provincial de campos y locales deportivos de Bizkaia – desde monitores de zumba hasta socorristas y recepcionistas o empleados de mantenimiento– están llamados a nuevos paros este sábado día 15, el martes y miércoles de la semana que viene y el día 26 de junio, todos de 11 a 13 y de 17.30 a 19.30 horas. Mientras, se les ha convocado a una huelga total el día 27. En el convenio se integran unos 2.500 vizcaínos, de los cuales más de la mitad trabajan en los polideportivos repartidos por todo el territorio. Las tres principales empresas del sector (Guedan, EmteSport y Sport Studio) tienen en nómina a más de un millar.

Las protestas que se reinician este sábado se suman a las tres jornadas de movilizaciones del mes pasado para reclamar mejores condiciones laborales. En esa ocasión, las plantillas salieron a la calle convocadas por los sindicatos que formaban parte de la mesa de negociación: LAB, CCOO y UGT. ELA, la central con más poderío, con un 51% de representación, no formaba parte de este foro por disensiones a la hora de afrontar las negociaciones. Ahora, se ha reincorporado y firmado la convocatoria de protetas, de la que se ha descolgado, por el momento, UGT, que cree que «no se puede llamar a la gente a movilizarse sin unos objetivos de mejora realistas».

Además de la mejora de sueldos, los trabajadores piden la reducción de la jornada máxima anual y la estabilización de las plantillas en un sector en el que hay una gran temporalidad y muchos contratos parciales. El mes pasado, Cebek lanzó a las centrales una propuesta de mejora que no ha convencido a la mayoría. Mientras, la patronal considera inviables las reivindicaciones de los sindicatos, ya que supondrían un incremento de costes del 30% durante el periodo de vigencia del convenio, algo que tachan de «insólito» para las empresas pequeñas para los ayuntamientos que contratan a los grandes.