La Naval enciende el fuego del debate