«No me interesan nada los toros, aunque a mi aita le encantaban»