Ejercicio de bilbainismo

Carla Alegría, Guillermo Soroa, Mariapi Alza, Maribel Ezquerra y Alejandra Alegría. /Jordi Alemany
Carla Alegría, Guillermo Soroa, Mariapi Alza, Maribel Ezquerra y Alejandra Alegría. / Jordi Alemany

El Club Saguzar premió con el nombramiento de bilbaíno de 2018 al comerciante Julio Alegría, que recientemente anunció su jubilación

TXEMA SORIA

Los integrantes del Club Saguzar, en el capítulo del mes de diciembre, decidieron nombrar como bilbaíno del año 2018 a Julio Alegría Artiach, fundador en 1971 de Smith & Smith, tienda especializada en moda masculina con un toque británico. Julio, que recientemente anunció su jubilación, este pasado fin de año organizó -quería despedirse con humor- un funeral al estilo Nueva Orleans, con banda de jazz incluida, de sus dos locales de Bilbao y Las Arenas. La entrega del reconocimiento, una litografía realizada por Luis Badosa y una placa, tuvo lugar en la noche de ayer en los salones de la Sociedad Bilbaína, espacio donde se reúnen los miembros del Club desde su fundación, en enero de 1986. Un club formado por un grupo de bilbaínos ilustrados que lo único que pretenden es pasárselo bien al tiempo que debaten sobre todo tipo de cuestiones, especialmente culturales, que tengan relación con la villa de Bilbao. Según recogen la normas del club, «su fin es el de intentar crear, dentro de un ordenado desmadre, un clima de culta convivencia, en el que se den la mano la imaginación, el humor y la poesía».

A las ocho de la tarde se reunieron los miembros del club en privado, era el capítulo 331 desde su fundación, parar tratar de temas propios de la asociación. A las nueve de la noche estaban convocados tanto el premiado, que fue recibido bajo los sones del 'Agur Jaunak', interpretado al txistu por el doctor Ricardo Franco, como el resto de los invitados. Los asistentes, tras el cóctel previo, pasaron al comedor, donde Fernando Barrio, que esta misma semana ha cumplido años, hizo la presentación del evento. En el transcurso del acto José Ramón Blanco declamó un poema de W. B. Yates y Félix Goñi interpretó dos canciones: 'Ann Sylvia', letra de Shakespeare pero traducida al alemán y música de Schubert, y 'Bilbao song', letra de Bertolt Brech y música de Kurt Weill.

El menú de la cena, que tal y como demandaba la ocasión -al fin y al cabo Julio Alegría y su mujer, Mariapi Alza, han sido los embajadores de la moda british en Bilbao- fue bilbaíno británico: oxtail soup o sopa de rabo de buey; merluza a la bilbaína, rebozada y con pimientos rojos; y tarta de espinacas, otrora muy apreciada en la villa. El doctor José Luis Neyro fue el encargado de ofrecer la 'laudatio' del personaje, que ha sido ejemplo de bilbainismo, txirene con estilo e impulsor de un deporte como el pádel, del que fue presidente de la Federación vizcaína durante dos décadas.

A lo largo de la velada recibió decenas de felicitaciones, entre otras la del rey Felipe VI y la del cantante Bertín Osborne. En la cena estuvieron Óscar Martínez, Alfonso Carlos Saiz Valdivielso, María Luisa Bernuy, Teresa Querejazu, Carla y Alejandra Alegría, Guillermo Soroa, Maribel Ezquerra, Alfonso Ausín, Esther Urquijo, Rosario Mateo, Jesús de Madrazo, Alicia Alonso, Imanol Elorrieta, Yolanda Humada, Luisa Serrulla, Gabriel Ybarra, Silvia Marcaida, Félix Eguiluz, Marian Álvarez, Pilar García y Gloria Freijo.

 

Fotos

Vídeos