El gigante británico Rolls-Royce asume el control de la empresa vasca ITP

Planta de ITP, en Zamudio./
Planta de ITP, en Zamudio.

Pagará 720 millones de euros a Sener por el 53,1% de las acciones del fabricante de piezas para motores de avión, cuya sede continuará en Zamudio. La multinacional asegura que no habrá cambios en la plantilla

MANU ALVAREZ

Rolls-Royce tomará el control de la empresa vasca ITP, firma en la que colaboró en su fundación en 1989 y de la que hasta ahora poseía el 46,9% de las acciones. Según se ha hecho público hoy, la compañía británica especializada en la fabricación de motores de aviación, pagará un total de 720 millones de euros a la ingeniería Sener, promotora de la empresa desde sus primeros pasos y que hasta ahora poseía el 53,1% de las acciones.

Con esta operación, que no conllevará cambios en la plantilla de 3.113 personas, Rolls-Royce se hace con la propiedad total de una firma que está considerada la 'joya industrial' del País Vasco, por la alta tecnología que utiliza en la producción de piezas para motores de aviación, así como por el magnífico desarrollo que ha tenido desde su fundación. ITP, cuya sede social seguirá asentada en el Parque Tecnológico de Zamudio, fue uno de los proyectos que nacieron de la mano de la Zona de Urgente Reindustrialización en el País Vasco, ZUR, una iniciativa de la Administración Central a finales de la década de los 80 para intentar paliar los efectos de la crisis siderúrgica y naval. En aquello momentos la tasa de paro en Euskadi superaba el 20% y la creación de ITP, de la mano de Sener y Rolls-Royce, permitió además poner la primera piedra de la industria aeronáutica en el País Vasco, hasta entonces inexistente. Su origen está ligado a la industria militar, ya que el primer proyecto en el que participó fue la fabricación de piezas para el motor del Avión Europeo de Combate, el Eurofighter, aunque después extendió sus actividades a un buen número de programas de aviación civil. En la actualidad, la empresa tiene unos 3.000 empleados y factorías en España, Gran Bretaña, Malta, Estados Unidos, India y México. En el caso del País Vasco, cuenta con su principal factoría en el Parque Tecnológico de Zamudio, aunque también tiene una planta de su filial de fundición PCB en Barakaldo. En la actualidad está en fase de construcción una nueva factoría de esta filial en Sestao.

Según los datos que las compañías han dado a conocer hoy, la operación se materializará a principios de 2017, cuando las autoridades de la competencia hayan dado su visto bueno definitivo y compradores y vendedores hayan aprobado las últimas auditorías. Por otra parte, Sener cobrará los 720 millones de a lo largo de los próximos dos años, al tiempo que tendrá opciones para recibir el 50% de esa cantidad en acciones del Rolls-Royce, grupo que cotiza en la Bolsa de Londres.

ITP, la joya de la industria vasca

La empresa Industria de Turbopropulsores (ITP), con sede en Zamudio (Bizkaia), se ha convertido en 27 años en una de las piezas más preciadas de la industria vasca por su alto nivel tecnológico y de internacionalización. Representa el 6,1% del PIB de Euskadi, según el clúster Hegan, y el año pasado tuvo una facturación de 710 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 9,3% respecto a 2014.

El Grupo ITP, que en 2015 destinó 57 millones de euros a I+D+i, cuenta con 18 centros productivos en España, Gran Bretaña, Malta, Estados Unidos, India y México y dispone de una plantilla de 3.000 trabajadores, un tercio de los cuales son ingenieros, con una edad media de 37 años.

Sener ha dado a entender que utilizará esta inyección de recursos económicos en reforzar sus actividades tradicionales de ingeniería. El presidente de esta sociedad, Jorge Sendagorta, ha señalado que «fuimos los promotores y fundadores de ITP en 1989 y durante estos años hemos apoyado a los magníficos gestores y profesionales de esta compañía con una estrategia de inversión a largo plazo centrada en el desarrollo de una tecnología de vanguardia y una calidad de producción inmejorables. En los 27 años transcurridos desde la creación de ITP, los dividendos obtenidos por SENER se han dedicado íntegramente a los sucesivos incrementos de nuestra participación en la compañía. Estamos muy orgullosos de los logros conseguidos por ITP pero nuestra tarea ha finalizado y ha llegado el momento en el que corresponde a Rolls-Royce construir el mejor de los futuros para ITP».

Por su parte, Warren East, consejero delegado de Rolls-Royce, ha señalado que «ITP ha sido durante muchos años para Rolls-Royce un socio de confianza al tiempo que ha trabajado para otros fabricantes de motores. Esta inversión reforzará nuestras capacidades aeroespaciales con excelentes instalaciones productivas, servicios y productos, generando nuevas oportunidades de crecimiento rentable».

La venta de esta participación de la mano de Sener se suma a un conjunto de operaciones realizadas en los últimos años que han estado presididas por la venta de empresas vascas emblemáticas al capital extranjero. En este ámbito se ha confirmado en los últimos meses la toma de control de la multinacional alemana sobre otra empresa vasca emblemática, Gamesa, fabricante de aerogeneradores y que, paradójicamente, también la sede social en Zamudio al igual que ITP.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos