El vecindario de Magdalena se asocia para dinamizar el barrio durangués

Ermita de Magdalena. / N. C.
Ermita de Magdalena. / N. C.

Auzo Alai, con Amaia Palacio a la cabeza, se presentará el jueves en la plaza de la ermita

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Con una ermita de principios de siglo XIX, una jornada festiva y hasta un himno, el barrio de Magdalena es uno de los más significativos de Durango. Un grupo de personas se ha unido para dar impulso a esta zona «adormecida». La nueva asociación Auzo Alai, presidida por Amaia Palacio, se presentará el jueve a las 19.30 horas en la plaza de la ermita.

Dinamizar el barrio con actividades culturales sociales y deportivas es uno de los objetivos de Auzo Alai. El colectivo pretende retomar y dar impulso a la fiesta que se celebra cada 22 de julio, así como centralizar las inquietudes y demandas del vecindario. «Esto solo se puede conseguir con la implicación de los vecinos, comercios y hostelería, cuantos más seamos más ideas y proyectos saldrán adelante», señalaron.

Haciendo historia, las fiestas de Magdalena eran «unas de las que más movimiento tenían en la villa, hasta contamos con himno propio, y poco a poco se fueron perdiendo», recuerda uno de los impulsores de la asociación. Hace años se retomó la fiesta en la plaza Plateruena conuna exposición de fotografías antiguas y actos organizados por los comercios. El himno volvió a sonar animado por la Banda Tabira que acompañaba el cántico con un concierto. Y ese ha sido uno de los detonantes para promover la asociación vecinal.

«El 90% de los barrios de Durango tiene una o varias asociaciones y Magdalena, uno de los mayores, no tenía, señalaron desde Auzo Alai. Nombre con el que se han constituido y cuyo logotipo no podría ser otro que la ermita. Templo que el pasado año saltó al debate político por el abandono de sus instalaciones. El Ayuntamiento se comprometió a analizar la viabilidad económica de abrir más días al año y sus posibles usos, como despedidas y recibimientos civiles, y consultar a la ciudadanía.

El grupo motor lleva meses reuniéndose en el Centro Palentino, que les ha cedido sus locales de manera gratuita. Durante este tiempo han comenzado a recopilar información sobre la historia y han puesto sobre la mesa algunas actividades que quieren retomar, como la decoración de árboles, los conciertos o concursos gastronómicos. También seguirán con la recopilación de fotos antiguas para recuperar el sentimiento y arraigo por Magdalena. «De momento, lo importante es que nos conozcan, y dar impulso al barrio todos juntos», concluyeron desde Auzo Alai.

Temas

Durango