«Trabajar en la huerta hace que te olvides de los dolores»

Huertos lúdicos y ecológicos que Iurreta dispone en Iturburu desde hace una década. / EL CORREO
Huertos lúdicos y ecológicos que Iurreta dispone en Iturburu desde hace una década. / EL CORREO

El responsable de las primeras parcelas lúdicas y ecológicas en Iurreta, Ramón Zearreta, asegura que se trata de «una terapia médica»

NAHIKARI CAYADO IURRETA.

Estar bien alimentados es mucho más que comer, y cada vez hay más personas que quieren saber de dónde vienen los productos que consumen y cómo se han tratado. Es por ello que a día de hoy son muchas las personas que buscan la forma de cultivar sus propios alimentos. Así pues, comer del huerto ecológico verduras y hortalizas tras ver su crecimiento y haberlas recogido de primera mano, son las opciones que ofrecen los cuarenta huertos ubicados en el barrio Iturburu de Iurreta. «Es un proyecto social muy bonito, que podría servir de terapia médica, ya que trabajar en la huerta te engancha y hace que te olvides de los dolores», matiza el responsable y monitor del proyecto, el zornotzarra Ramón Zearreta.

En la actualidad una treintena de personas hacen uso y disfrute de este servicio, que se implantó hace una década de forma novedosa en el Duranguesado. Desde el Consistorio informan que la localidad ha renovado recientemente la cesión de estas parcelas de 50 metros cuadrados. «La mayoría lleva con la huerta desde que empezamos hace diez años. Se ha convertido en parte de su vida y nos dicen que prefieren trabajar en ella que viajar a Benidorm», apostilla Zearreta.

Se trata de una iniciativa pionera en la comarca y cuyo objetivo es cultivar productos de temporada. En estos diez años de recorrido, el Ayuntamiento ha introducido una serie de mejoras ecológicas y sostenibles, como por ejemplo el sistema que permite captar agua de lluvia para poder garantizar un riego completamente natural y tener a disposición de los parcelarios cerca de 7.000 litros de agua.

«Priorizamos la enseñanza»

Entre las novedades destaca también el sistema de riego por goteo, el papel como método anti-hierbas, los restos vegetales para producir abono orgánico, controlar los excesos de producción, compartir productos con el Banco de Alimentos y enseñar y compartir experiencias con el alumnado d del municipio. En este sentido, se reservan dos parcelas para que los escolares descubran a pie de campo el crecimiento de las plantas y el cultivo de las hortalizas. «Priorizamos la enseñanza», matiza el monitor. Las personas minusválidas también cuentan con una parcela. Además, quien lo desee tiene opción de trabajar en media parcela.

Zearreta adelanta que este año han recibido nuevas solicitudes para cubrir las parcelas que se encuenranvacantes, «siempre hay gente que se suma a mitad de año, que se entera de lo que hacemos por el boca a boca», apostilla.

Él es el encargado de enseñar a cultivar y mantener en buen estado todas estas tierras que sirven para el cultivo y que se encuentran en un entorno diseñado para ser sostenible y saludable. «La gente está cansada de aceras y farolas. Lo que quieren es algo nuevo y que mire por su salud. ¿Qué mejor que alimentarte de algo sembrado por ti mismo?», matiza este vecino de Amorebieta, que a su vez es el responsable de la gestión de las huertas de este tipo que ofrece el Ayuntamiento de Berriz y no descarta seguir ampliando su proyecto ecológico por más poblaciones de la comarca.

Temas

Iurreta
 

Fotos

Vídeos