Tejen en Elorrio una bufanda de más de cien metros contra la violencia de género

Coreografía dirigida por Elene Carreto ayer en Elorrio. / N. CAYADO
Coreografía dirigida por Elene Carreto ayer en Elorrio. / N. CAYADO

Fue desplegada ayer en la plaza de Elorrio por 40 personas en un número de coreografía dirigido por la duranguesa Elene Carreto con música en directo de Olatz Salvador

NAHIKARI CAYADO ELORRIO.

Parte de una bufanda multicolor de más de cien metros de longitud, confeccionada con fragmentos tejidos de diversas asociaciones de la anteiglesia, se deplegó ayer en la plaza de Elorrio. Con ella se pretendía «visibilizar la violencia sexista lo máximo posible e impulsar una actitud activa en contra de ella», subrayaba la bailarina duranguesa Elene Carreto, encargada de diseñar la coreografía para la importante jornada de ayer en las fiestas de la villa.

Diferentes colectivos de Elorrio se han encargado a lo largo de junio y julio de ir tejiendo la bufanda multicolor como principal elemento escenográfico para el número diseñado por Carreto. El grupo de danza, integrado por alrededor de cuarenta personas, desarrolló durante aproximadamente diez minutos la coreografía que trataba de sensibilizar a la población para erradicar esta lacra social.

El espectáculo montado ayer por Elene Carreto en Elorrio no era, sin embargo, la primera vez que se escenificaba para mostrar el rechazo a la violencia de género a través de la danza. La joven formada en la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Euskadi ya lo hizo en la clausura de la última edición de Olatu Talka, en Donostia. «Me pareció una buena idea traer el espectáculo a Elorrio, donde doy clases de danza», apuntaba antes de que diera comienzo el montaje, sobre las 18.30 horas, con música en directo de Olatz Salvador.

El proyecto de elaborar una bufanda multicolor contra la violencia hacia las mujeres surgió a través del colectivo 'Harituz' (Tejiendo) hace cuatro años en Astigarraga y ya cuenta con unos cinco kilómetros de longitud, a los que se añadirán los más de cien metros tejidos en Elorrio durante este verano.

A esta iniciativa en las Ferixa Nausikoak se suma un amplio plan que ha sido elaborado por el área de Igualdad del Consistorio para contar con una respuesta colectiva a la más mínima agresión que se produzca en las fiestas, que lucen también pañuelos de color morado. «Ni los chicos tienen porque ser fuertes, ni las chicas tienen porque ser hadas», matizan fuentes municipales. Entendiendo que las fiestas se deben celebrar en igualdad, se ha llegado a un acuerdo para eliminar imágenes estereotipadas en las barracas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos