Los surrandis de Durango se abren hueco en el carnaval rural vasco

Las máscaras de surrandis animarán mañana el Carnaval en Durango. / IGNACIO PÉREZ
Las máscaras de surrandis animarán mañana el Carnaval en Durango. / IGNACIO PÉREZ

El grupo de danzas Kriskitin lleva dos décadas avivando este mítico personaje, que se prohibió en la dictadura

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Hace dos décadas que Durango recuperó su carnaval rural, después de la prohibición de la dictadura. Durante este tiempo, un personaje del que apenas quedan algunos escritos ha ido ganando peso hasta codearse tímidamente con personajes célebres como son los Atorrak de Mundaka, Miel Otxin y Ziripot de Lantz o Markitos de Zalduondo. Durante todo el día de mañana, más de 200 surrandis, a los que una colorida y prominente nariz esconde su rostro, recorrerán las calles de la villa dispuestos a hacer el gamberro junto a la comparsa del oso y el domador.

El aspecto más trasgresor de los surrandis de antes de la guerra, que «pegaban y levantaban las faldas», se ha diluido con los nuevos tiempos, aunque ya entonces tenían sus normas para evitar incidentes mayores al golpear éstos con globos o el propio chaleco viejo «que a modo de tralla agitan en sus diestras, van azotando a toda persona con quien tropiezan». Los más pequeños corrían mientras entonaban un «Te conozco la cara de morrosko», según ha recogido la investigación realizada por la asociación cultural Gerediaga sobre los Carnavales en la comarca.

El grupo de danzas Kriskitin recuperó aquella indumentaria que hoy en día son parte de la identidad de los carnavales durangueses. Albarcas en los pies y calzón corto de pastor, los faldones de la camisa al aire y un collar de cencerros a la cintura, y en la cara una careta de disforme y descomunal nariz. Desde hace años, el grupo de danza organiza talleres para el diseño de las máscaras y aprovecha para organizar los bailes que irán repartiendo por su recorrido durante todo el día. El apogeo llegará con el pasacalles de la tarde que arrancará a las 18.30 horas de la plaza del mercado y terminará a las 20.30 en el pórtico de Santa María, quitadas ya las máscaras como es tradición para continuar bailando. Acto seguido se ofrecerá una chocolatada.

La música también se fue ganando su propio espacio. Primero el grupo de txistularis Jaizale y poco después la banda de música Tabira. «Empezamos de cero porque no había ni música ni letras», señaló Pili Alberdi, de Kriskitin. Durante estos años el grupo de danzas y Jaizale han elaborado canciones con melodías de los durangueses Jesús Egiguren, Ander Ertzilla y Ane Belaustegi y letras del bertsolari Unai Iturriaga e, Ixone Aroma. Buena parte de ellas forman parte del cedé grabado en 2013 por Jaizale.

Mantener la tradición

De los cerca de 40 surrandis que salieron hace justo dos décadas a teñir de diversión y tradición los carnavales, mañana serán más de 200 los que tomarán las calles. La presidenta de Kriskitin reconoce que cuando salieron por primera vez, y «aunque lo habíamos avisado, la gente se sorprendió y nos miraba con extrañeza». A día de hoy, y aunque su presencia se ha normalizado y gana peso, el auge de los carnavales «modernos» no ha pasado por alto Durango. Personajes de 'La casa de papel', indios, piratas o princesas se codearán con los surrandis. «Hay gente que se quita luego las albarcas y queda con su cuadrilla para disfrazarse, no somos ajenos a esta influencia, pero queremos mantener la tradición», matizó Pili.

Un ambiente que poco tiene que ver con el de hace más de dos décadas, cuando en la villa no se festejaba don Carnal. «En Durango no había nada y queríamos darle un colorido y recuperar el alma del Carnaval», recuerda. Hoy la programación de estas fiestas ha ganado peso hasta organizarse por parte del Ayuntamiento una veintena de actividades. Junto a los surrandis, la fanfarria Urolatarrak animará la mañana del sábado. Por la tarde, y como novedad, se instalará un parque infantil en Landako, al igual que el domingo y el martes.

A partir de las seis, el Dj Jaia actuará en el Plateruena y de diez en adelante el pórtico de Santa María celebrará el concurso de disfraces, cuyo premio es de 100 euros, y se irán sucediendo en el escenario las actuaciones de los DJs Danny Meip, Gorka Pérez y Gato.

El domingo, el Consistorio ha reforzado las actividades con una discoteca juvenil en Plateruena con DJ Leg-Oh (Iñigo Moretín) a partir de las 17.30 horas. A las seis, la tradicional actuación de bailables se ha sustituido por una actuación de mariachis en el pórtico de Santa María con la agrupación 'Los Gavilanes'. Y a las siete, para el público adulto la compañía 'EGO. Dikothomia Cía' ofrecerá una actuación de teatro y malabares en San Agustín.

Temas

Durango