El Supremo condena a 13,5 años de prisión a un abadiñarra por abusar de tres mujeres

Concentración de apoyo a las tres víctimas de abusos sexuales en Abadiño tras la denuncia presentada en octubre de 2014. / MAIKA SALGUERO
Concentración de apoyo a las tres víctimas de abusos sexuales en Abadiño tras la denuncia presentada en octubre de 2014. / MAIKA SALGUERO

Rebaja en dos años y medio la sentencia que la Audiencia Provincial dictó en enero del año pasado y que fue recurrida por el agresor

YOLANDA RUIZABADIÑO.

Ha pasado casi un lustro desde que una madre y sus dos hijas menores de edad de Abadiño denunciaran haber sido objeto de continuos abusos sexuales por parte de un amigo de la familia. Cansadas del largo proceso, que arrancó mucho antes con los ataques sufridos por parte de M. A. S., sienten que «por fin se ha hecho justicia y quieren pasar página a este tormentoso episodio en sus vidas». El Tribunal Supremo ha condenado a este abadiñarra, de 44 años, a trece años y medio de prisión, dos años y medio menos que los que la Audiencia Provincial dictó en enero de 2018 y cuyo fallo fue recurrido por el agresor. El próximo día 10 ha sido citado para recoger el mandamiento de encarcelamiento, tal y como ha podido saber este periódico.

A las tres víctimas les costó denunciar los ataques sexuales que llevaban años sufiendo. «El miedo a que no las creyeran, la vergüenza de contarlo y el sentimiento de culpa» las llevó a interiorizar su agonía. Pero la intervención de una vecina fue clave para que pusieran en común el calvario sufrido, rompieran su silencio y denunciaran al agresor.

A pesar de encontrar compresión y apoyo por parte del esposo y padre de las tres víctimas, así como con el respaldo del Ayuntamiento de Abadiño, la madre y las dos hijas sufrieron todo tipo de amenazas por parte del entorno de M. A. S. para que retiraran la denuncia. «No ha sido nada fácil, han sentido que no han contado con el apoyo de parte del pueblo y lo han pasado verdaderamente mal. Se encuentran muy cansadas. Ha sido una historia tremenda en una localidad tan pequeña como Abadiño», señalan desde su entorno más cercano.

La sentencia en firme del Supremo condena a este abadiñarra de 44 años a ingresar en prisión durante trece años y medio por delitos continuados de abuso sexual a la madre y a sus dos hijas, menores cuando fueron víctimas de los ataques. Las mismas fuentes detallaban que M. S. A. vigilaba las entradas y salidas a la vivienda cuando cuidaba al rebaño y con el pretexto de visitar al aitite, enfermo y encamado, atacaba a las mujeres cuando se encontraban solas en la vivienda.

El fallo, que incluye la prohibición de acercamiento o comunicación con las víctimas en un plazo de catorce años y la correspondiente indemnización, ha llevado al Ayuntamiento y a movimienos feministas a convocar una concentración de apoyo a las tres vecinas de Abadiño. La convocatoria se desarrollará probablemente el lunes a las ocho de la tarde en Zelaieta.