«Mi sueño es ir hasta Tinduf en un 4x4 lleno de medicinas junto a mi hijo»

Alejo ha sido reconocido por su labor solidaria al conducir la caravana durante 16 años. /M. D.
Alejo ha sido reconocido por su labor solidaria al conducir la caravana durante 16 años. / M. D.

El vecino de Atxondo Ángel Alejo es agasajado por conducir mañana la última caravana solidaria del Duranguesadohacia el Sáhara que ha guidado durante dieciséis años

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Aunque su labor es voluntaria el servicio que prestan la ONG Río de Oro y la asociación vecinal Herria es inestimable. Desde hace 18 años se encargan del envío de alimentos y productos de higiene y sanitarios a los campamentos de refugiados de Tinduf. Ángel Alejo ha sido prácticamente todo este tiempo el chófer oficial de la caravana solidaria con el Sáhara que partirá mañana desde Laudio con siete trailers de Euskal Herria. Este vecino de Atxondo pondrá rumbo a Alicante con las más de 24 toneladas de mercancía recogidas en el Duranguesado.

No recuerda con exactitud el motivo por el que hace una década decidió dar su apoyo al pueblo saharaui. Entonces, la que fuera alcaldesa de Berriz, Rosa María Ostogain, ponía en marcha en el Duranguesado el programa de acogida en familia para menores procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf. Y Ángel Alejo no solo promovió la iniciativa en Atxondo, donde era concejal, sino que abrió sus puertas a un menor que durante años ha acogido en casa.

Luego llegó la caravana solidaria, de la que se hacía cargo desde el 2002 la asociación vecinal Herria, y volvió a dar un paso al frente. Ese año, los hermanos Txema y Bittor Belar, Eugenio Gorroño y Perico Arévalo transportaron los alimentos en dos pequeños camiones hasta la frontera. Al año siguiente, Alejo, que se había sacado el carnet de trailers en la mili, tomó el testigo hasta ahora que se jubila.

Agilizar las operaciones

Acompañado de su cuñado o de su hijo Alain, pero casi siempre solo, reconoce que su sueño sería «ir hasta Tinduf en un 4x4 lleno de medicinas junto a mi hijo». Cuando por primera vez, en 2002 viajó en avión hasta los campamentos reconoce que la situación en la que vive el pueblo saharaui le llegó al alma. «Repartimos la medicina por los dispensarios que no tenían de nada, todo lo que hagamos es poco».

Esta dedicación fue ayer premiada en un homenaje al que ha sido conductor de la caravana solidaria durante 16 años en la rueda de prensa ofrecida por Río de Oro para informar sobre los resultados de la campaña. Mikel del Arco aplaudió la respuesta ciudadana que ha permitido recoger 14 toneladas, seis más que el año pasado. Es por ello, que además de reservar dos para enviar más adelante, han donado una a JAED con productos de caducidad próxima y con envases de cristal. La aportación de un donante anónimo ha permitido comprar una máquina de análisis de sangre preoperatoria que «permitirá agilizar las operaciones». Asimismo, se llevan 25 kilos de medicinas.

Del Arco, que agradeció la «solidaridad e implicación» de toda la comarca, recordó los 32.710 euros recibidos de subvenciones públicas y los 1.500 de donaciones privadas. También agradeció la participación de la asociación Bizidun, «la gran novedad de este año».

Temas

Atxondo