«Es ruin y de sinvergüenzas robar en una tómbola solidaria»

Exposición de los regalos de la tómbola benéfica en Antaza antes de su robo este fin de semana. / E. C.
Exposición de los regalos de la tómbola benéfica en Antaza antes de su robo este fin de semana. / E. C.

Se llevan buena parte de los premios de la rifa benéfica que mujeres de Zaldibar organizan desde hace 37 años para ayudar a tres misioneros locales en sus proyectos

MANUELA DÍAZ ZALDIBAR

Las donaciones solidarias parecen haberse convertido en el punto de mira de los amantes de lo ajeno. Hace poco más de dos meses, se encendían las alarmas en Durango por el robo de 200 kilos de comida, ropa y artículos de higiene que la ONG Río de Oro había recaudado para llevárselo a familias de menores con alguna discapacidad motora o intelectual de los campamentos de refugiados saharauis. Este fin de semana, el varapalo se ha producido en Zaldibar, donde han sustraído buena parte de los premios de la tómbola solidaria que desde hace 37 años organiza un grupo de mujeres y cuyos beneficios van destinados a financiar proyectos contra el hambre y la pobreza de los misioneros Mila Azpitarte, Javier Areitourtena y Javier Peña desarrollan en Colombia, Perú y Guinea-Conacri, respectivamente.

«Es ruin y de sinvergüenzas robar una tómbola solidaria», afirma Clotilde Guisado, una de la quincena de mujeres que organiza esta iniciativa, que se caracteriza porque buena parte de los premios son prendas textiles que confeccionan con sus propias manos a lo largo de todo un año. Toquillas de ganchillo, toallas, manteles y sábanas bordadas o mantas de lana, además de dos cestas de navidad, electrodomésticos y diversos productos que han donado establecimientos de la zona. Más de 1.800 objetos con los que han logrado reunir un total de 7.928 euros con la venta de boletos de un euro. «El pueblo lleva décadas volcado en esta rifa porque saben que es por algo bueno, por eso nos duele. Nos han robado a todos los de Zaldibar, y a los necesitados a los que iba dirigido el dinero», lamentaba.

«Cada vez menos jóvenes»

Los ladrones accedieron en la madrugada del sábado al domingo en la lonja Antaza, ubicada en la avenida de Bilbao,forzando dos cerraduras. «Han cogido todo lo que han querido, y lo que es fácil de vender en mercadillos», explica. El robo, no obstante, no impedirá que los zaldibartarras premiados se lleven sus objetos. Desde ayer Clotilde y sus compañeras trabajan para reponer todos los premios, que se podrán recoger este jueves de tres a seis de la tarde en los bajos de la iglesia donde se reúnen una vez a la semana para coser. «Nunca paramos, por eso nos será más fácil reponer los premios, los cogeremos de los que ya teníamos reservados para el año que viene». Lamenta que los que saldrán perdiendo serán los más necesitados de África y América a los que iba destinado el dinero, ya que una aprte ha sido destinado a la compra de productos que tenían que reponer.

En el grupo de alrededor de 16 costureras, todas son mujeres y sus edades oscilan entre los 90 años de Laura, una de las impulsoras de la tómbola, a los 42 de Raquel, la última incorporación. Pese a todo, la media es de alrededor de 70 años. «Sería bonito que viniera más gente, pero cada vez menosjovenes se anima a coser», afirma. En este sentido, anima a quienes quieran aprender que se acerquen los lunes o jueves, de tres a seis, al local ubicado en los bajos de la iglesia. «Nosotros les enseñamos gratis». El material está subvencionado por el Ayuntamiento y la parroquia.