Los residuos fecales dejarán de vertirse al río con el nuevo saneamiento en Zelaieta

Tramo del cauce que atraviesa el barrio abadiñarra de Zelaieta. / N. C.
Tramo del cauce que atraviesa el barrio abadiñarra de Zelaieta. / N. C.

El Consorcio de Aguas financiará el 75% de los 357.000 euros que costarán los trabajos para mantener limpios los cauces a su paso por Abadiño

NAHIKARI CAYADOABADIÑO.

El convenio alcanzado entre el Ayuntamiento de Abadiño y el Consorcio de Aguas de Bilbao afectará de manera directa a la salud medioambiental del río Atxarte a su paso por el barrio de Zelaieta. La reforma del sistema de saneamiento evitará que los residuos fecales se viertan directamente sobre el cauce. Con esta actuación, que se prolongará a lo largo de los próximos meses, se pretende «mantener limpios los ríos, evitando que se sigan produciendo algunos vertidos», explicó el alcalde en funciones, José Luis Navarro.

El saneamiento contará con un presupuesto de alrededor de 357.000 euros, para acometer las intervenciones que afectarán al tramo del cauce entre Zelaieta y Astola. El Consorcio de Aguas de Bilbao se encargará de financiar el 75 % del coste global del proyecto, mientras que el resto correrá a cuenta de la Administración local. «A los 357.000 euros que costará la obra, hay que sumar otros 15.000 euros en concepto de una serie de expropiaciones para acometer los trabajos. Este importe será también abonado por ambas entidades en idéntica proporción», detalló José Luis Navarro.

El proyecto contemplará mejoras tanto en las redes primarias como en las secundarias del sistema de saneamiento, de forma que las aguas residuales se canalizarán en la depuradora. «Se trasladarán a la depuradora para que, a través de ciertos tratamientos y procesos, no vayan directamente al río. De esta manera se mejora la calidad de vida en Abadiño», manifestó el alcalde en funciones tras la última sesión plenaria en la que se ha dado el visto bueno al acuerdo con el Consorcio de Aguas de Bilbao.

Entornos más rurales

Navarro insiste en que con el convenio entre ambos organismos públicos se trata de contribuir a la mejora del medio ambiente, que reduda a su vez en una mayor calidad de vida para la población abadiñarra. Algunos barrios de la anteiglesia no disponen en estos momentos de ningún tipo de saneamiento ni tratamiento de residuos fecales. Esta situación afecta a los entornos más rurales, como son los barrios de Amaitermin, Urkiola, Irazola o Gaztelua, entre otros.