«Queremos que el alumnado sea dueño de sus estudios»

Un grupo de Maristak de Zalla ganó el Reto 0 en Durango. / N. C.
Un grupo de Maristak de Zalla ganó el Reto 0 en Durango. / N. C.

Maristak de Durango sirve de sede para que más de un centenar de estudiantes transformen en valores sus desafíos

N. CAYADO DURANGO.

Las empresas llevan años demandando un nuevo perfil de trabajadores, y en Maristak lo saben. Son conscientes de que, además de las competencias técnicas correspondientes, buscan personal que haya adquirido competencias en el trabajo en equipo, creatividad, adaptación al cambio, competencia digital, comunicación y responsabilidad personal y social. Es por eso que este centro de Durango se vanagloria de ser pionero a la hora de desarrollar el proyecto ETHAZI (Ciclos de Alto Rendimiento con el Objetivo de que el Aprendizaje avance desde las Competencias Técnicas a las Transversales). «Queremos que el alumnado sea dueño de sus estudios», apuntó el director del centro, Daniel Irazola.

Durante la jornada de ayer, Maristak dio otro paso más en lo que a un cambio metodológico se refiere y acogió a más de un centenar de estudiantes de cuarto curso de la ESO de diferentes centros de Maristak. Escolares de Zalla, Erandio y Bilbao se reunieron en la villa con el fin de tomar parte en el Reto 0, que consiste en transformar los desafíos en valores. «Este es el primero de todos los retos que afrontarán a partir de ahora, por lo que es muy importante que aprendan a desarrollarlos de manera adecuada», aclaró Irazola.

Trabajo en equipo

Para llevarlo a cabo, los estudiantes debieron ingeniárselas en la creción de un gigantesco avión de papel. En este contexto, todos los participantes se pusieron manos a la obra en diferentes aulas del centro. Divididos en grupos de cinco, los jóvenes estudiantes tuvieron que definir y plantear el tamaño, el diseño y el vuelo del avión. «De esta manera aprenden a sacar un componente positivo y a trabajar en equipo, además de conocer los diferentes parámetros a tener en cuenta a la hora de realizar un proyecto», detalló Irazola

El jurado de este divertido reto estaba compuesto por las y los estudiantes de primero de bachillerato de Durango. Fueron ellos mismos quienes, tras deliberarlo de manera exhaustiva, optaron por premiar a un grupo de Maristak Zalla por su original avión de papel que destacó sobre el de sus adversarios.

Temas

Durango