Premian la labor de Abadiño Lagunkoia por lograr una localidad amigable con los mayores

Uno de los encuentros de Abadiño Lagunkoia. /  E. C.
Uno de los encuentros de Abadiño Lagunkoia. / E. C.

«Es un gran reconocimiento», valoran desde el colectivo, centrado en elaborar un diagnóstico y un plan de las medidas a tomar

NAHIKARI CAYADO ABADIÑO.

«Una ciudad amigable con las personas mayores es un entorno urbano integrador y accesible que fomenta un envejecimiento activo». Con esta idea como base parte la asociación Abadiño Lagunkoia su proyecto para el empoderamiento de las personas mayores como participantes y principales agentes que fueron premiados con uno de los accésit por parte del Gobierno Vasco en la segunda edición de la jornada 'Buenas Prácticas Europeas en Amigabilidad', que se celebró en el Palacio de Congresos de Vitoria.

«Nos hemos empeñado en crear un proyecto que sea liderado por y para personas mayores», apunta José Mari Macías, miembro de Santrokaz Elkartea y Abadiño Lagunkoia. Admite que el accésit recibido el jueves es un «gran estímulo porque se trata de reconocer la gran labor que llevamos más de un año haciendo, tanto la gente que trabaja como la que colabora. Significa que estamos yendo por el buen camino».

Abadiño Lagunkoia surgió hace dos años en la anteiglesia. Compuesto por personas mayores de 60 años, el abadiñarra apunta que el colectivo se creó con la intención de «hacer algo interesante en común entre las dos asociaciones de mayores de Matiena y Zelaieta». Desde sus inicios, el colectivo no ha parado de dar pasos hacia un «pueblo más amigable con los mayores».

La iniciativa forma parte del proyecto puesto en marcha por la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde se pretende determinar los principales elementos del entorno urbano que facilitan un envejecimiento activo y saludable. «Yo creo que es un proyecto que ha gustado mucho y que está generando bastante ilusión. Nuestro objetivo es conseguir que el Ayuntamiento ejecute medidas que estamos tomando», apostilla Macías.

De hecho, divididos en grupos, desde Abadiño Lagunkoia han ido analizando ocho aspectos de la vida urbana que pueden influir en la salud y la calidad de vida de las personas mayores como son la participación cívica y empleo, la comunicación e información, la vivienda, los espacios al aire libre y edificios, el respeto e inclusión social, el transporte, los servicios comunitarios y de la salud y la participación social.

«Gran acogida»

«La iniciativa ha tenido una gran acogida y ha participado mucha gente en el análisis. Hoy día tenemos un grupo de wasap en el que estamos más de 60 personas y que solemos utilizar para compartir información al respecto», explica Macías.

Ahora, la asociación está enfocada en realizar un diagnóstico en el que se elaborará y se propondrá a la corporación municipal un plan de medidas concretas. «Esperamos que en un plazo de tres años mejoren la amigabilidad de Abadiño con las personas mayores”, deslizan desde Abadiño Lagunkoiak.

En un futuro, también tienen previsto diseñar indicadores que permitan hacer un seguimiento de éstas medidas para que «nos permita mantener un ciclo continuo de mejora en nuestro pueblo».