Las pistas de tenis de Durango hacen aguas

Enormes balsas de agua se acumulan en las pistas de Arripausueta«por poca agua que caiga». / E. C.
Enormes balsas de agua se acumulan en las pistas de Arripausueta«por poca agua que caiga». / E. C.

Usuarios denuncian que quedan inutilizadas «por poca agua que caiga», desde que se reformaron hace apenas cinco meses

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Los usuarios de las pistas de tenis de Durango han dicho basta. No solo se han quedado con una pista menos, sino que la mejora de los dos restantes, les está trayendo de cabeza desde que se inauguraran hace apenas cinco meses. «Por poca agua que caiga, las pistas se inundan y es imposible jugar», lamenta la responsable del club deLandako, Ainhoa Núñez. Llevan más de un mes de retraso en el calendario federativo por tener que suspender una y otra vez los partidos, han desistido a organizar este año algún tipo de torneo, y a los entrenamientos acuden con zapatillas de monte. «Las pistas están impracticables», critica.

Ayer, un vídeo colgado por uno de los padres de los más de 60 jóvenes que practican este deporte en Durango, levantaba ampollas en las redes sociales. Harto de ver las condiciones de las instalaciones en las que entrena su hija y comprobar una vez más que otra menor se había resbalado, decidió denunciar públicamente la situación. «Nuestros hijos se caen, no corren como es debido y la pelota no bota como debería, no son condiciones para practicar un deporte», afirmaba Eukeni Bastida.

Desde el club miran con recelo las nuevas pistas de padel cubiertas junto a sus canchas inundadadas. «Se supone que el nuevo pavimento mejoraría el drenaje y evitaría que se encharcara, pero es incluso peor», lamenta tras recordar que el Consistorio invirtió 217.000 euros (sin incluir el IVA) en acondicionar las pistas de pádel y tenis de Arripausueta.

Estas mismas fuentes aseveran que las cosas no se han hecho bien desde el principio. Tras rechazar volver a poner moqueta por la humedad que se generaba, motivo por el cual se renovaron las instalaciones, y su recelo por el hormigón poroso llamado 'tennisquick' ya obsoleto, la única opción que ofertaron desde el Consistorio era la resina sintética. «No era lo que nosotros hubiéramos querido», comentan.

El problema, no obstante, no ha sido el tipo de pista, sino su ejecución. «Han puesto las capas de resina directamente, en lugar de picar antes el suelo, darle un poco de inclinación a la pista y poner más desagües -en la actualidad solo hay cuatro, insuficientes para drenar todo el agua-». Por otra parte, las juntas que se hicieron en un principio para reconducir el agua y evitar embalsamientos, se llenaron de vegetación y se optó por taparlas. Todo ello, aseguran es el motivo por el que cada vez que caen cuatro gotas, las pistas se inundan. «¿Tanto costaba hacer las cosas bien?», se preguntan desde el club.

Sin pistas en la comarca

Ainhoa Nuñez, admite que las primeras semanas quedaba junto al otro entrenador y su padre para achicar el agua dos horas antes de las clases. «Te pegabas una paliza y no servía para nada, por eso ya ni lo intentamos». De estar bien colocado, tardaría 20 minutos en secarse solo.

A los charcos que abnegan la pista, se suman los resbalones que propicia el pavimento. «Andas con miedo para que no se lesionen y así no se puede entrenar», lamenta Ainhoa. El problema se agudiza porque en el Duranguesado no hay más pistas para poder practicar este deporte. El pasado año, la de Gane en Amorebieta quedó abnegada durante las obras de los nuevos vestuarios y, de momento, sigue sin buscarse una solución. Advierten que desde las federación de Euskadi y Bizkaia lamentan la situación de la comarca, y se plantean tener que trasladar a Busturia torneos importantes como el 25 aniversario delde Amorebieta, que el pasado año quedó suspendido por el siniestro.

Temas

Durango
 

Fotos

Vídeos