Palpar el arte en Durango

Un alumno palpa 'San Sebastián curado por las santas mujeres'. / N. C.
Un alumno palpa 'San Sebastián curado por las santas mujeres'. / N. C.

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

¿Pueden las personas invidentes disfrutar del arte? Gracias a la exposición que ha recalado esta semana en el instituto Fray Juan de Zumarraga de Durango, el tacto cobra un significado único y permite al alumnado tocar, experimentar, sentir y ver el arte a través de sus propias manos. «Es una magnifica iniciativa que sirve para que los estudiantes empaticen con invidentes. Les hace entender el mundo de otra manera», apunta Nerea Etxegibel, profesora del centro, que cuenta con un alumno con discapacidad visual.

Las yemas de los dedos y un antifaz son los únicos elementos que disponen quienes tienen oportunidad de disfrutar de la muestra 'Arte para tocar'. Mientras deslizan sus manos sobre el lienzo, los estudiantes dan rienda suelta a su imaginación. «Al no ver absolutamente nada, se dan cuenta de los miedos y de las inseguridades que este hecho pueda acarrear», añaden desde el instituto. Es por eso que cuentan con la ayuda de un compañero que les describe la escena, los colores y la historia que se transmite. «Este ejercicio sirve también para que aprendan la importancia de la comunicación», matiza Etxegibel.

Una vez retirados los antifaces, los jóvenes descubren que lo percibido con sus manos dista mucho de la realidad. «No me imaginaba el cuadro así para nada. Pensaba que tendría otros colores y figuras», relata asombrada una alumna al percatarse de las posibles distorsiones que pueda tener una realidad de la otra. «Es una experiencia muy enriquecedora y que les gusta mucho tanto a los jóvenes como a los adultos», apostilla Itziar Gutiérrez, responsable de la exposición.

«Todo un privilegio»

Las manos de 240 alumnos del centro durangués y del instituto de Elorrio tienen posibilidad hasta la próxima semana de palpar seis lienzos procedentes del Museo de Bellas Artes de Bilbao, pionero mundial en la creación de cuadros con relieve tridimensional. Se trata de 'Lot y sus hijas', de Orazio Gentileschi, 'San Sebastián curado por las santas mujeres' de José de Ribera, 'Mujer sentada con un niño en brazos', de Mary Cassat, 'La aldeanita del clavel rojo', de Adolfo Guiard, 'Figura tumbada en espejo', de Francis Bacon y 'La anunciación' de El Greco. «Todo un privilegio. Es toda una suerte que nos hayan podido traer las réplicas de estos cuadros al instituto de Durango. Nos han traído un pedacito del Bellas Artes de Bilbao», recalca Etxegibel.

La responsable de la muestra itinerante, que permanecerá durante dos semanas en el instituto de Durango, asegura que «hemos seleccionado colegios e institutos que cuentan con al menos un alumno invidente. Gracias a ellos, el resto de estudiantes puede aprender y disfrutar del arte de esta manera lúdica», subraya Itziar Gutiérrez.

Temas

Durango