La oposición considera la dieta por kilometraje «vergonzosa y una burla a los zaldibartarras»

Integrantes de la Corporación de Zaldibar, en el pleno de investidura a mediados de junio. /  M. D,
Integrantes de la Corporación de Zaldibar, en el pleno de investidura a mediados de junio. / M. D,

El jeltzale José Luis Maiztegi cede su liberación al teniente de alcalde con fuertes críticas por parte de EH Bildu

MANUELA DÍAZZALDIBAR.

Zaldibar inicia la nueva legislatura con fuertes críticas por parte de EH Bildu, en la oposición tras dos legislaturas en el gobierno. No ven con buenos ojos que el alcalde renuncie a su liberación y se la ofrezca al teniente de alcalde tras la renuncia del alcalde, así como el aumento de dietas y la incorporación de una asignación por kilometraje para los ediles que residen fuera del municipio, que en el caso de Zaldibar son tres -los dos socialistas y el teniente de alcalde Juan Mari Uriarte- de los once.

Este último percibirá 44.306 euros, la misma cantidad que la anterior alcaldesa Eneritz Azpitarte. Maiztegi ha preferido mantener su sueldo de jubilado y aseguró que aunque no cobre del Consistorio trabajará por el pueblo a «jornada completa, de esta manera habrá dos personas a dedicación plena». Desde EH Bildu, criticaron que Uriarte no fuera de Zaldibar y que el PNV no hubiera aclarado este hecho durante la campaña.

Lo que si cobrará Maiztegi serán las dietas e indemnizaciones. Las de asistencia a comisiones pasan de 230 a 345 euros, en el caso de la presidencia, y de 45 a 60 euros, para el resto. Una subida que, según EH Bildu, esconde la intención de «sacar redito económico a su labor como concejales en Zaldibar». Se mantendrá igual la asistencia a los plenos (60 euros), a la junta de gobierno (45euros) y a la junta de portavoces (30 euros). Pese al incremento, Maiztegi matizó que al haber pasado de seis a cuatro comisiones se ahorarán 1.700 euros anuales.

Zaldibar sigue la línea marcada por Durango o Berriz, que propone una reducción de comisiones para ganar en eficacia y eficiencia. Ninguna de las cuatro fijadas estará liderada por el teniente de alcalde. Maiztegi se encargará de Urbanismo, Medio Ambiente, Barrios, Hacienda, Personal, Patrimonio y Cuentas; la jeltzale Izaskun Zurikarai, de Euskara, Educación, Cultura y Deportes, mientras que los socialistas Sagrario Sánchez y José Caro dirigirán Igualdad y Juventud, y Bienestar Social, Sanidad y Migración, respectivamente.

Bildu censuró que «la mitad estén en manos de personas que no son del pueblo». Maiztegi defendió que no es problema, ya que llegan «con ganas de trabajar y han sido elegidas por el pueblo». También fue polémica la dieta por kilometraje de 0,29 euros, califiada de «vergonzosa y una burla a los zaldibartarras, ya que además de tener concejales venidos de otros lugares y que no conocen la realidad, les tenemos que pagar más por ello». Aseguran que es un agravio comparativo con los funcionarios que vienen de fuera y con el resto de ediles de Zaldibar.