Obras de Daniel Txopitea se exhiben por primera vez en Durango tras su fallecimiento

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Redescubrir al pintor y poeta Daniel Txopitea (Ermua, 1950-San Sebastián, 1997) es posible transcurridas más de dos décadas de su muerte, una muerte prematura en plena madurez artística. La exposición 'Geometrías y ficciones' que ayer se inauguró en el Museo de Arte e Historia de Durango muestra una nueva perspectiva del que es considerado uno de los referentes del arte vasco. Es la primera vez que en la que se encuentran su primera y última obra al margen de las restrospectivas y en la que ofrece la faceta de dibujante a través del desarrollo de una serie, con alguna que otra pieza a plumilla inédita.

Txopitea recala por primera vez en Durango de la mano de su hija Ainize, comisaria de la muestra, que lanza un giño a la villa incluyendo algunos de los poemas de Daniel que, con el apoyo de Leopoldo Zugaza, se publicaron de manera póstuma. La exposición cuenta con 40 obras agrupadas en tres bloques. Es la primera vez que se expone la totalidad de las pinturas geométricas de su última etapa artística. Esos 'Colosos y Titanes' con los que vuelve a la síntesis esquematizada de sus orígenes de la mano del interés geométrico.

La faceta de dibujante de sus inicios, cuya temática viaja por el subrealismo más allá de la materia, puede ser apreciada a través de serigrafías y dibujos, algunos de los cuales se exhiben por primera vez tras su fallecimiento. Entremedias, cuatro cuadros de principios de los 80 de marcado subrealismo hiperreal y sus dos únicas esculturas. «Es una exposición única, con la que espero que se conozca su persona y que complementa a otras exposiciones que se han hecho de mi padre», explica Ainize.

La muestra viene acompañada de dos visitas guiadas en euskera (13 de junio) y castellano (6 de junio) y dos talleres el 20 -para adultos- y el 27 de junio -para niños-.