Una obra de teatro que remueve conciencias abrirá el telón de San Agustín este año

La programación hasta abril arranca con Titzina este domingo y ofrecera una docena de espectáculos, además de Topaklown

YOLANDA RUIZ DURANGO.

El nuevo año arranca en el espacio San Agustín de Durango con una puesta en escena que hará pensar a todas aquellas personas que acerquen el domingo a verla. A través de 'La zanja' la compañía catalana Titzina pretende remover conciencias echando mano del humor que caracteriza al dúo formado por Diego Lorca y Paco Merino. Ambos ejercen de autores, actores y directores del colectivo que acerca a la villa su quinta obra, en la que se aborda la conexión entre el continente europeo y latinoamericano. «Tratamos el impacto a nivel cultural de la llegada de los conquistadores en el siglo XVI, de cómo se vive aquí y allí», detallaron ayer durante la presentación de la obra con la que se abre el programa previsto hasta abril. Una docena de espectáculos se exhibirán durante los próximos fines de semana para concluir con el encuentro de clown, que celebrará su séptima edición entre los días 17 y 21, coincidiendo con las vacaciones de Semana Santa.

La coordinadora del espacio cultural de San Agustín, Arantza Arrazola, ensalzó la «especial manera de trabajar» de Titzina, «haciendo trabajo de campo y de investigación» a la hora de crear sus montajes. Al igual que en los cuatro anteriores espectáculos, que también se mostraron en Durango, en este último se han documentado y realizado varios viajes a Perú para contar una historia intensa con humor.Diego y Paco tienen claro que detrás de la labor de entretenimiento que se pretende conseguir con una obra de teatro es preciso «hacer pensar al público».

El quinto espectáculo que llevan al escenario en los últimos dieciocho años les ha supuesto, como el resto, año y medio de creación para representar «un viaje emocional», con el que permanecen de gira alrededor de tres años. En 'La zanja', Diego Lorca y Paco Merino son capaces de tratar «la ambición en todas las capas de la sociedad. El ser humano es maravilloso pero también muy ruin», describen, siempre teniendo en cuenta el aspecto cómico para relatar sus historias.

En esta obra también hacen alusión a la «dificultad de comunicación entre los seres humanos». La facultad de transformación de Diego y Paco les permitirá representar a una mayor amplia gama de personajes que transportarán a los espectadores 500 años atrás y les harán recordar que ellos también forman parte de la evolución de la trama.

Temas

Durango
 

Fotos

Vídeos