Navarro reitera que con la ayuda municipal el IBI de los caseríos es el más barato de la zona

NAHIKARI CAYADO ABADIÑO.

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) sigue dando de qué hablar en Abadiño. El alcalde, José Luis Navarro, salía ayer al paso de las demandas vecinales para que se rebaje el tipo impositivo alegando que con las subvenciones que otorga el Consistorio resulta ser el más barato de la comarca. En este sentido, detalló que a las viviendas con un valor catastral superior a los 180.000 euros se les aplica un tipo impositivo del 0,32%, que e redice a un 0,16% con las ayudas que aporta el Ayuntamiento.

Navarro tira de un ejemplo para explicar a la ciudadanía que Abadiño es la localidad donde menos impuestos pagan las personas que disponen de este tipo de viviendas rurales. «Un caserío con un valor catastral de 381.700 euros abonaría 1.220 euros de IBI, en caso de que se aplicase el tipo impositivo general. Si bien tras la subvención del Consistorio de Abadiño, este importe se reduciría a 619 euros», comenta. Va más lejos aún al asegurar que en un pueblo del entorno, donde se aplicaría un 0,203% se abonarían 130 euros más por el impuesto en este mismo caserío.

El acalde de Abadiño va más allá al asegurar que el porcentaje a pagar en Durango, donde se aplica el 0,29%, elevaría el importe a 1.006 euros, 396 euros más que en la anteiglesia.

 

Fotos

Vídeos