Más de un millar de viviendas en tres meses

Entorno de Arripausueta donde se habilitarán 145 viviendas. / E. C.
Entorno de Arripausueta donde se habilitarán 145 viviendas. / E. C.

EH Bildu de Durango denuncia la última aprobación por decreto en agosto de una reparcelación en Landako para permitir edificar 145 pisos

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La creación de vivienda nueva en Durango está dando mucho de qué hablar en los últimos tres meses. A los 670 pisos repartidos en las torres del solar liberado tras el soterramiento del tren y las 146 viviendas que se levantarán junto a la ikastola Kurutziaga, se suma la construcción de otras 145 más tras la reciente aprobación de la reparcelación del solar de Arripausueta, en Landako, por parte del Ayuntamiento. Cerca de un millar de nuevas viviendas que para EH Bildu obedecen a una normativa caduca de antes de estallar la burbuja del ladrillo y que podría «frenarse, si la señora alcaldesa firmase el decreto de avance para la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)».

La izquierda abertzale, que se ha mostrado crítica y opositora a todos estos proyectos, denunció hace unas semanas la firma de un decreto municipal, en pleno mes de agosto, para la reparcelación de un solar de Arripausueta, concretamente en la zona que se encontraba Viveros Areitio en Landako. En los 18.596 metros cuadrados de dicho espacio está previsto que se levanten 145 viviendas.

Este continuo brote de proyectos urbanísticos ha puesto en alerta a EH Bildu, quien asegura que el equipo de Gobierno de Durango (PNV-PSE) quiere «vender nuestro pueblo a las constructoras, para continuar viviendo de esa burbuja inmobiliaria que explotó y nos trajo la crisis tan dura que sigue dando coletazos. Siguen en su afán de querer pintar el pueblo de gris cemento y rojo ladrillo».

En este sentido, sostienen que en Durango existen 1.850 viviendas vacías en las que no existe ninguna persona empadronada. Junto a ellas, se encuentran las 3.869 viviendas que esperan construirse en la base a las normas sobre el planeamiento de Durango de 2005, una normativa que permite a los propietarios de los suelos adquirir derechos constructivos en los diferentes solares que aún están libres. «En trece años han construido 1.194 viviendas y en un solo año quieren dejar atada la construcción de 2.675 viviendas más», detallan de Bildu.

El 'boom ' de viviendas no ha dejado impasible a la ciudadanía. Así a mediados de mayo se presentaba la creación de la plataforma Erabaki, que cuenta con el apoyo de diversas asociaciones y que reclama su derecho a decidir. Avalada por más de 3.000 firmas, solicitó en el último pleno un referéndum sobre el proyecto de urbanización del solar liberado por el tren y en el que se levantarán cinco torres de al menos 18 alturas, sin éxito.

«Sin ton ni son»

Una revisión del PGOU frenaría este aumento de vivienda nueva y «que se edifique sin ton ni son en todos los solares vacíos, sin una planificación ni un estudio en el que se valore la necesidad de vivienda, al menos hasta que se aprueben las nuevas normas», apunta el comunicado emitido por EH Bildu.

Cada uno de estos proyectos, que aseguran cambiarán la fisionomía y el modo de vida de los durangueses, ha sido «atado y bien atado» para que, pese a un cambio político en la alcaldía, «se vuelva a hacer negocio a costa del interés público y los beneficios vuelvan a ser para una minoría, y a costa del interés de las personas de Durango».

Lamentan que, pese a la importancia del asunto y de un plan que pretende dibujar el Durango de 2030, no haya habido debate político. En este sentido, aseguran que al equipo de Gobierno municipal no les interesa avanzar en el cambio de normativa y «lo tienen parado», porque así permiten «que todas las promotoras soliciten su derecho a construir viviendas».

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos