«Los mensajes de las canciones son en muchas ocasiones tóxicos y terribles»

Participantes en el segundo concurso de canciones feministas, el pasado sábado en Durango. / E. C.
Participantes en el segundo concurso de canciones feministas, el pasado sábado en Durango. / E. C.

Irati Bilbao consigue el premio a la mejor composición original solista en el concurso de canciones feministas de Durango

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La música es para la duranguesa Irati Bilbao una poderosa herramienta para cambiar la sociedad. Los mensajes de las canciones, endulzados con melodías pegadizas, calan «con facilidad» en la sociedad, más y cuando, «muchos de los mensajes de las canciones actuales son tóxicos y terribles». Por ello, el concurso de canciones feministas de Durango que el pasado sábado celebró su segunda edición es para esta joven de 27 años estudiante de Musikene una oportunidad de cambiar las cosas y aportar su granito de arena por la igualdad y la celebración del 8-M.

'Hopefuly my prince wont come' es el título del tema creado por ella y con el que conuistónel premio a la mejor canción original solista, junto a la guitarrista madrileña Eva Alcaide. A ritmo de jazz Irati Bilbao habla de las ventajas de estar sola y de la elección de muchas mujeres de no ser madre ante los juicios y críticas que reciben de la sociedad. «Me parece una lacra el que sobre todo mujeres que no tienen pareja tengan que contestar eternamente a preguntas sobre la soltería, o sobre la maternidad», explicaba tras recibir el premio.

Inspirada en canciones como 'Never will I marry', cantada por Nancy Wilson, o las letras de Cecile Mclorin Salvant, que tiene un disco cargado de mensajes feministas, Irati Bilbao admite que no existe un género musical que no esté masculinizado, por lo que las creadoras tienen un papel fundamental en la transformación social que se está viviendo.

Irati Bilbao es una de las voces femeninas que comienza a hacerse un hueco en el panorama musical. Estudiante de tercer curso en Musikene en la especialidad de interpretación y canto jazz, presentó hace unos meses en Durango su propio quinteto. También forma parte del quinteto de voces The Gospel six, así como de Ekuru, proyecto de poemas musicados impulsado por el saxofonista Ander Ertzilla Ekuru o el grupo de jazz Xahu.

Trabaja, asimismo, con el cantautor Josu Bergara y el grupo de swing Bilbao Lindy Collective, entre otros. Este fin de semana, además, será una de las coristas en el festival Mojo Workin de soul y R&B en Donosti.

«Asignatura obligatoria»

Pero este no fue el único premio del concurso que organiza el área de Igualdad del Ayuntamiento de Durango. La también duranguesa Amaiur Azkarate se impuso en la mejor versión con la adaptación al euskera de 'María se bebe las calles', de Pasión Vega. En grupos, los bilbaínos Debajo del paraguas ganaron con 'Novia a la fuga' y el premio del público fue para Irantzu eta Ale, con la canción 'Vuela', interpretada en lengua de signos.

La presidenta del área de Igualdad, Pilar Ríos, alabó la calidad de las participantes de un certamen que «permite poner en valor la música hecha por mujeres y feminista, y contrarrestar los discursos y esquemas machistas de la mayoría de las propuestas musicales».

Desde el área municipal de Igualdad, Pilar Ríos, aplaudió el seguimiento masivo de la huelga del 8-M y de los actos celebrados el fin de semana. «La igualdad es ya asignatura obligatoria en las instituciones», insistió. «No podrán hacer oídos sordos al grito de demanda de igualdad de las mujeres», remarcó.

Junto a las miles de personas que tomaron parte en las concentraciones y manifestaciones del viernes en Durango, la Lilakrosa del domingo reunió a más de un millar de personas «de todas las edades».

Temas

Durango