Medio millar de personas se beneficiaron de las ayudas de emergencia social el año pasado

La Mancomunidad de Durango distribuyó 737.241 euros, de los que 580.967 fueron aportados por el Gobierno vasco

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Medio millar de personas han recurrido a las ayudas de emergencia social (AES) en la comarca. Según los datos facilitados por la Mancomunidad de Durango, el pasado año, tramitó un total de 774 , siete más que en 2017. Un aumento que se ha dejado ver en el número de personas o familias que realizan la solicitud y que asciende a 500, una docena más que el pasado año. Siguiendo la línea marcada en años anteriores, el perfil del perceptor de una de estas ayudas en la comarca es el de una mujer, de nacionalidad española con menores a su cargo, que necesita el dinero para hacer frente al pago de la vivienda, sea en alquiler o para ayuda de la cuota de la hipoteca.

Según los datos hechos públicos ayer, el 63% de los perceptores de las ayudas de emergencia social son mujeres, el 55,4% de nacionalidad española. En este sentido, la Mancomunidad aprecia un aumento de solicitudes por parte de personas que viven solas, que bien puede ir de la mano con el aumento del 30,4% de solicitantes que son pensionistas. Un problema que refleja unas paupérrimas pensiones, sobre todo en el colectivo de viudas, que les obliga a tener que valerse de subvenciones para pasar el mes.

Para cubrir las necesidades de estas familias se han destinado 737.244 euros, de los cuales 580.967 han sido aportados por el Gobierno vasco y el resto de la Mancomunidad, con el objeto de que «ninguna persona se quede sin ayuda por falta de presupuesto». Según el presidente del órgano supramunicipal, Aitor López, «el gasto en AES sigue la trayectoria ascendente» de los últimos años.

Ninguna denegación

En 2018 el incremento se elevó a 47.117,18 euros, pese a que la financiación del Gobierno Vasco ha sido también superior. «Con la aportación de la Mancomunidad se ha podido hacer frente a todas las solicitudes de Ayuda de Emergencia Social que se han dado en todos los municipios que integran la Mancomunidad, sin que se haya producido ninguna denegación por falta de presupuesto», explicó.

En cuanto al uso que los demandantes dan de estas ayudas, el 86,8% de ellas, 662.012 euros, se han destinado a sufragar gastos de la vivienda como el pago de alquileres, hipoteca, energía, electrodomésticos, reparaciones, mobiliario, instalaciones, entre otros. El resto se ha destinado a cubrir necesidades primarias, tales como alimentación, ropa o gastos de dentista u otra atención sanitaria que no se enmarque en el sistema sanitario, entre otros. Un gasto, este último, que se ha reducido un 3,31% con respecto al 2017.

Por tercer año consecutivo, también se incluyen ayudas para sufragar el gasto de suministro eléctrico, gas u otro tipo de combustible de uso doméstico. El 16,98% de la partida globlal, 125.172,79 euros, fue destinado a este concepto. Y si mientras las ayudas para el mantenimiento de vivienda han aumentado, alcanzado los 125.172 euros, el gasto de mobiliario y electrodomésticos, ha bajado hasta representar solo el 2,6% del total de aportaciones, suponiendo 19.159 euros.

Temas

Durango