Mayores de Orue podrán hablar con su familia por videoconferencia

Las personas de Orue se beneficiarán de esta aplicación. / E. C.
Las personas de Orue se beneficiarán de esta aplicación. / E. C.

La aplicación arranca en Amorebieta y se extenderá al resto de residencias de IMQ Igurco

MANUELA DÍAZ AMOREBIETA-ETXANO.

En la era digital las tecnologías rompen distancias y barreras. Usuarios con discapacidad física o motora de la residencia sociosanitaria IMQ Igurco Orue de Amorebieta-Etxano, serán los primeros que podrán mantener con sus familiares conversaciones diarias a través de videoconferencias sin mayor problema. El centro zornotzarra será el punto de partida de esta iniciativa que, según anunciaron, se extenderá con posterioridad al resto de residencias y centros de día de la entidad en Euskadi.

«Cada vez atendemos a más pacientes con enfermedades avanzadas o al final de la vida y este sistema permite a los distintos familiares, especialmente los que vivan a más distancia, estar en contacto con la persona mayor siempre que quieran. Incluso, si se vive en el extranjero es una opción muy fácil y accesible», explicó Borja López, responsable de Procesos y Sistemas de Información de IMQ Igurco.

Este servicio busca mejorar la accesibilidad de los usuarios y se adapta tanto a residentes autónomos, como con movilidad reducida e, incluso, pacientes encamados. Además, al incluir pantallas gigantes de televisión, con imagen y sonido en alta calidad, altavoces y micrófonos, busca compensar los posibles déficits visuales y auditivos de los pacientes. El software utilizado en la videoconferencia permite a los familiares poder conectarse desde cualquier dispositivo informático con conexión a Internet, como teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores portátiles o de sobremesa.

Puntual, diaria o semanal

De esta manera, cuando un familiar desea darse de alta en el servicio de videoconferencia, es atendido por una trabajadora social, que verifica todos los aspectos necesarios, tanto para la correcta prestación del servicio como para la salvaguarda de los datos de carácter personal. El familiar solicita a la residencia, presencialmente o través del teléfono, el día y hora que desea hacer la videoconferencia, sea de forma puntual, diaria o semanal.

Además, el software envía por correo electrónico la confirmación de la solicitud de videoconferencia; y haciendo clic en esa misma confirmación, se puede activar, directamente, la videoconferencia, sin necesidad de descargarse ninguna aplicación. Esa cita quedaría reflejada en la agenda del familiar, permitiendo la posibilidad de poder programar un aviso para recordarle la cita de la próxima videoconferencia.